Entre alcohol, drogas y peleas: así acampan los migrantes en vía pública

Pese a que se ha solicitado el apoyo municipal, el gobierno encabezado por Manolo Jiménez no ha tomado cartas en el asunto

Un grupo de al menos 30 migrantes centroamericanos colocaron un nuevo campamento a las afueras de la Casa del Migrante de Saltillo, en un acto de desafío a las autoridades municipales; quienes, un par de semanas atrás, habían asegurado que no permitirían más este tipo de acciones.

Más allá de la molestia que ocasionan por obstruir las banquetas y mantener una poca (o nula) higiene en la zona, los vecinos de la colonia Landín ahora se enfrentan a una situación más peligrosa.

Numerosos testigos han denunciando que quienes permanecen bajo las tiendas, consumen estupefacientes y bebidas alcohólicas, alterando así el orden público; pues a altas horas de la noche, se pueden escuchar diversos pleitos entre los propios migrantes que acampan en este lugar.

TE PODRÍA INTERESAR: Migrantes vuelven a instalar campamento en vía pública

Estas situaciones han ocasionado que los residentes de esta colonia se sientan inseguros, no solo de transitar por el lugar, sino de puedan resultar afectados por los actos de algunas de estas personas que se encuentran bajo el influjo del alcohol o diversas sustancias.

Y las autoridades… ni sus luces

Alberto Xicoténcatl, director de la Casa del Migrante, en entrevista para ATiempo.Tv, desmintió los rumores de que esta posada se encuentre cerrada o que no permita el ingreso a los migrantes recién llegados. Enfatizó que los propios migrantes no desean entrar, ya que el reglamento interno no permite consumo de drogas ni bebidas embriagantes.

Recordó que en el pasado mes de diciembre de 2020, el albergue estuvo cerrado debido a un brote de Covid-19 al interior; razón por la cual se instaló un primer campamento a las afueras de las instalaciones.

TE PODRÍA INTERESAR: Casa del Migrante cierra temporalmente

Posteriormente, el día 05 de enero de 2021, la Casa abrió de nueva cuenta sus puertas, invitando a los migrantes a ingresar a las instalaciones. Algunos de ellos, aceptaron la invitación, sin embargo muchos otros decidieron permanecer a las afueras de la casa; unos por temor de contagiarse de coronavirus, y otros por no querer acatar las normas de la Institución.

TE PODRÍA INTERESAR: Casa del Migrante de Saltillo abre de nuevo sus puertas

Ante esta negativa, la Casa del Migrante, junto a diversas autoridades estatales y municipales, exhortaron de nueva cuenta a los migrantes a «levantar» su campamento, ofreciéndoles dos alternativas: entrar a las instalaciones o continuar su camino; esto bajo la advertencia de que, de permanecer en la vía pública, podrían ser arrestados.

Días más tarde, la mayoría de los migrantes optó por «levantar» su campamento y marcharse de este lugar; no obstante, alrededor de 5 migrantes permanecieron a las afueras de la Casa, sin que recibieran la sanción que la propia autoridad municipal había asegurado que tendrían quienes no acataran la instrucción de «no permanecer en la vía pública».

Al advertir que no recibirían pena alguna, nuevos grupos de migrantes que llegaban a la ciudad, optaron por continuar en este campamento improvisado influenciados por quienes se encontraban ya en este lugar; pues, además, les aseguraban que la comunidad saltillense les llevaría comida, ropa y cobijas, por lo que «no tendrían que preocuparse».

Lo que para unos son problemas… para otros son «oportunidades»

Alberto Xicotencatl reconoce que, aunque esta es una problemática general, no todos los vecinos del sector optan por reportarlo. ¿El motivo? Los «negocios» que hacen con los migrantes.

El director de la Casa del Migrante relató como algunos de los vecinos del sector aprovechan las necesidades de los migrantes, para obtener algo de dinero.

Como ejemplo, señaló que a los extranjeros se les renta el uso del baño. «20 pesos por bañarse con agua fría, 30 pesos por agua caliente». Otros llegan a cobrar de 30 a 40 pesos por cargarles el celular.

Los problemas se incrementan

A estas alarmantes circunstancias se suma una fuga de aguas negras al exterior de la Casa del Migrante, misma que ya ha sido reportada a «Aguas de Saltillo», quienes «en teoría» habían arreglado el problema. Sin embargo, comenta Xicoténcatl, esto no fue así.

La nueva problemática ocasionó que los vecinos del lugar, cansados de los problemas de alcoholismo, venta de drogas y de desechos humanos en vía pública, responsabilizaran también a la Casa por esta fuga.

No obstante, gracias a la intervención de un técnico, se pudo comprobar que el origen de la fuga no era responsabilidad de la institución.

De acuerdo con el director de la Casa del Migrante, todas estas acciones ya han sido reportadas al gobierno municipal, encabezado por Manolo Jiménez, sin que se hayan tomado cartas en el asunto. Y no solo eso: Xicoténcatl asegura que en lo que va de su administración (4 años), el alcalde no ha accedido a tratar (y menos resolver) temas relacionados con los migrantes.

El único que ha atendido algunos de las peticiones de esta Institución ha sido el Comisionado de Seguridad y Protección Ciudadana, Federico Fernandez Montañez; quien aseguró que retirarían a los migrantes de la vía pública, sin que a la fecha, se haya efectuado dicha promesa.

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.

Comments are closed.