México huele a muerte: Aumenta el número de defunciones en el país.

Dentro de los resultados de las características de las defunciones registradas en México presentadas en enero por El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se presentó un incremento en la tasa de muertes del 37%. Causando revuelo debido a la cantidad de muertes por COVID-19 y su incongruencia con los presentados por la Secretaría de Salud. Ignorando que según sus cifras, los decesos por otros padecimientos también incrementaron significativamente. 

Al analizar la información de las muertes de enero a agosto durante los últimos diez años, se observa una tendencia ascendente: de 2018 a 2019 las muertes pasaron de 480 mil 721 a 499 mil 784, presentando una variación del 4%; Para el 2020 los resultados del INEGI contabilizaron 683 mil 823 decesos durante los primeros ocho meses del año, con una variación a la alza del 37%, siendo el mayor número de muertes presentadas desde 1990.

Este cambio se puede explicar debido a las muertes por COVID-19, que ocuparon la segunda causa de muertes de manera global, según datos del INEGI acumulando 108 mil 658 afectados durante el año pasado.

¿Solamente por el COVID-19?

El INEGI utilizó 10 causas de muertes principales, entre las cuales se encuentran las enfermedades del corazón, la diabetes mellitus, tumores malignos; accidentes, agresiones y enfermedades transmisibles y no transmisibles, las cuales incrementaron considerablemente.

Se reportaron 141 mil 876 muertes por enfermedades del corazón, la cifra más alta en los últimos 10 años, con una variación comparado con el 2019 de 38.1%. La diabetes mellitus cobró la vida de 99 mil 733 personas, ocupando el tercer lugar en las causas de muertes, con una variación del 45.2% comparado con el mismo período del año anterior.

Las enfermedades transmisibles tomadas por el Instituto para el reporte fueron la influenza y la neumonía, los fallecimientos por estas causas demostraron un aumento del 38.3%, sumando casi 30 mil muertes en 2020 comparado con un año anterior cuando el total durante el mismo período fue de 21 mil 385 fallecidos.

Por otro lado, las Enfermedades No Transmisibles (ENT) incluyen a los padecimientos del hígado, las enfermedades cerebrovasculares y las Enfermedades Pulmonares Obstructivas Crónicas (EPOC). Para el 2020 68 mil 617 personas fallecieron por alguno de padecimientos y, en comparación con el 2019, presentó una variación negativa del 23.3% junto con las muertes por agresiones (homicidios) y accidentes, que se redujeron en 5.4% cada una. 

Finalmente, los mexicanos fallecidos por algún tipo de tumor maligno se incrementaron en 3.4%, pasando de 58 mil 458 decesos a 60 mil 421 en 2020.

Según la encuesta de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los servicios de prevención y tratamiento de las ENT se han visto afectados desde el comienzo de la pandemia en el continente americano debido al acceso limitado a los servicios y a la reasignación de personal. 

Los servicios de salud ambulatorios se han visto interrumpidos en el 64% de los 18 países encuestados, dos los han interrumpido completamente y siete han permanecido abiertos. “Estas interrupciones han afectado todo tipo de atención para personas con ENT, pero más aún para servicios de diabetes, hipertensión, cuidado dental y rehabilitación”.

En el 89% de los países del continente americano, el personal de los ministerios de salud que trabajaba en el área de ENT fue parcial o totalmente reasignada para brindar apoyo a áreas especializadas en COVID-19. Un 43% de los programas públicos de detección de los cánceres de mama y del cuello uterino se han detenido.

El médico general saltillense Julio Soto, que labora en un hospital privado, explica que dentro de la clínica no se atienden pacientes por COVID-19, pero que debido a la pandemia aumentó el número de pacientes y cirugías, debido a que en la entidad, algunos de los hospitales públicos se han dedicado a tratar pacientes afectados por el virus. 

La OPS explica que las razones más comunes por las cuales las personas no acuden a recibir o deciden cancelar el tratamiento es por la reducción del transporte público, el miedo a asistir a este tipo de centros y la falta de personal por reasignación sin mencionar las interrupciones en las cadenas de suministros, así como desafíos en la distribución de medicamentos y productos de salud.

En ATiempo nos comprometemos a hacerte llegar información veraz y de valor por medio de todos los medios digitales. Es por eso que te invitamos a seguirnos en YoutubeFacebookTwitterInstagramWhatsAppTelegram y por nuestro newsletter ATiempo.Tv para que tengas acceso a contenido de calidad, entrevistas a personajes importantes en temas como economía, política entre otros, sin olvidar videocolumnas hechas por expertos en diferentes materias. Nuestro material gráfico e información siempre acorde a las nuevas tendencias del periodismo y la comunicación.

Comments are closed.