El peligro de la verdad: los periodistas mexicanos y el COVID-19

La contingencia por COVID-19 ha arrebatado la vida de muchos mexicanos sin hacer distinción de su profesión, estrato social o condición. Los trabajadores en la primera línea de riesgo, como doctores, enfermeras y especialistas arriesgan su vida diariamente para brindar con valor el mejor servicio posible. 

Los periodistas a través del tiempo, han sido considerados como población vulnerable, por muchos aspectos, en México, aun con la pandemia, no se han detenido las agresiones a los periodistas, por ejemplo. Para el 9 de diciembre del 2020, Artículo 19 había contabilizado 137 periodistas asesinados, siendo el gobierno de Javier Duarte el más letal para el gremio. 

Como perro guardián, el periodista busca brindar un concepto de la realidad a la sociedad, tiene como objetivo hacer llegar la verdad a los lectores o escuchas. Ellos también están en la primera línea de riesgo, en las calles, entrevistando, reporteando e informando.

94 fallecimientos reportados hasta el momento

Para el 14 de febrero Artículo 19 contabilizó 94 fallecimientos de periodistas mexicanos a causa del COVID-19. Por su parte, la organización suiza Press Emblem Campaign tiene 87 fallecimientos en México, mientras que en todo el mundo suman 830 decesos. 

“Los trabajadores de los medios de comunicación juegan un rol importante en contra del virus, ellos tienen que informar sobre la propagación. La seguridad de los trabajadores de los medios de comunicación está particularmente en riesgo en esta crisis ya que deben continuar brindando información en el terreno. El PEC solicita vacunaciones tempranas para periodistas en las líneas de riesgo”, menciona la organización.

Un buen número de afectados fallecieron debido a la falta de medidas de protección mientras realizaban su trabajo. Según la investigación del medio Artículo 19, hay evidencia en las publicaciones de periodistas alrededor del país que aún con la pandemia y con el semáforo en rojo una gran cantidad de empresas, además de exigir a sus empleados estar en la primera línea de cobertura sin haberles dado herramientas de protección, también han aplicado recortes salariales y despidos injustificados. Se ha vuelto un reto para los periodistas, al igual que para otros profesionistas, ejercer sus obligaciones, el nuevo reto es sobrevivir.

El último caso del que se tiene registro sucedió el 17 de febrero, cuando Juan Arvizu Arrioja, ganador del Premio Nacional de Periodismo en 1997 y cronista de El Universal falleció por complicaciones de COVID-19.

La partida de Juan Arvizu Arrioja nos duele profundamente. Nos quedamos con el recuerdo de un amigo generoso y cálido, un hombre honrado y comprometido, periodista inteligente y sensible, siempre dispuesto a ayudar a los demás (..) ¡Buen viaje, maestro! ¡Buen viaje, querido amigo! Nos harás falta”.

Se lee en el obituario de El Universal.

Existen casos también como el de Martha Caballero Colli que falleció el 25 de abril. Vivía en el municipio de Solidaridad, en Quintana Roo y trabajaba como reportera de la  Dirección de Comunicación Social y Difusión Gubernamental del Ayuntamiento. Ella, antes de morir dejó una carta dirigida a Román Contreras Nahón, su jefe inmediato, responsabilizandolo por haber contraído COVID-19. 

Me enfermé por la negligencia del director, Román Contreras Nahón, que no quería que trabajemos desde casa. Es lamentable su actuación”

Explica la carta

Periodistas comprometidos con la salud

La Red de Mujeres Periodistas de Morelos presentó un manifiesto dirigido a las autoridades del estado, exigiendo la garantía de las medidas sanitarias para evitar la propagación del COVID-19, el uso de las plataformas de comunicación sin contacto para realizar conferencias de prensa presenciales mientras siga el semáforo rojo e invitan a los compañeros periodistas a seguir las medidas de sanidad, como el uso de cubrebocas y gel antibacterial, ya que los periodistas deben asumir la responsabilidad de cuidar su integridad, para bien de sus compañeros de trabajo y familiares. 

Fabián, compañero periodista de Tlaxcala, asegura que hace un mes estuvo encargado de un noticiero en radio, en el cual menciona que se redujo al máximo la labor de las reporteras de campo, para salvaguardar su salud y la de sus familiares, en su mayoría, se reporteaba por teléfono y él transmitió durante seis meses de manera remota ya sea por Skype o por Stream Yard. Aún con estas medidas, dos de sus tres compañeras contrajeron el virus, pero por situaciones ajenas al trabajo.

“Según datos extraoficiales, entre compañeros del gremio y sus familiares, suman unos 35 casos positivos”, agrega.

Añade Fabián

Karina, reportera del periódico 24 Horas ha cubierto desde sus inicios la pandemia, por una coincidencia, ya que se encontraba cerca del Palacio Nacional durante la primera conferencia vespertina con el doctor Hugo López Gatell y fue enviada a cubrirla, desde ese entonces cubre el tema de la pandemia, desde el reporte diario, hasta la llegada de las vacunas y lo que sucedió en medio de estos sucesos, de los cuáles ha podido recabar información de familias de pacientes, personas contagiadas y expertos.

“Miedo me dio un poco cuando me tocó ir al Hospital Juárez de México y si iba yo con mucho miedo, con mucho temor, iba muy protegida, pero al llegar al hospital me di cuenta que estaban muy cuidados. Me da más miedo ahora ir a la conferencia vespertina que ir al hospital porque en los hospitales está todo sanitizado, todos usan el cubrebocas de manera correcta y ahora en las vespertinas pues no hay realmente filtros como tal. Pues si el compañero de al lado no quiere usar cubrebocas, pues ahí no pasa nada, porque se supone que estamos en Sana Distancia”  

Comparte Karina

Y el problema no únicamente es por la salud física, sino también la mental. Karina menciona que reportar ese tipo de noticias con tintes de muerte acerca de los hospitales, recalcando las fechas de  junio y diciembre de 2020 y el pasado enero, con la saturación de hospitales y el desabasto de oxígeno llegan a afectar su salud mental. Aunque ya contaba con experiencia previa con la pandemia por influenza en el 2009. Acerca de su entorno laboral asegura que en el periódico donde labora les permiten trabajar desde casa la mayoría del tiempo y sí han apoyado a los trabajadores, brindándoles equipo.

Para poder continuar con la importante labor del periodismo es necesario contar con fortaleza y valentía y, primordialmente con equipo de sanitización y protección personal contra el COVID-19, además de la seguridad de que si algo sucede, el periodista cuenta con el respaldo del medio para el que labora y servicios de salud a su alcance.

En ATiempo nos comprometemos a hacerte llegar información veraz y de valor por medio de todos los medios digitales. Es por eso que te invitamos a seguirnos en YoutubeFacebookTwitterInstagramWhatsAppTelegram y por nuestro newsletter ATiempo.Tv para que tengas acceso a contenido de calidad, entrevistas a personajes importantes en temas como economía, política entre otros, sin olvidar videocolumnas hechas por expertos en diferentes materias. Nuestro material gráfico e información siempre acorde a las nuevas tendencias del periodismo y la comunicación.

Comments are closed.