Saltillo y el ferrocarril: una historia llena de memorias

Foto: Saltillo del Recuerdo

Para Saltillo, el tren representó un mundo de cambios que, además del desarrollo económico, unió a poblados y ejidos que crearon una entrañable comunidad

La historia que guarda Saltillo, la capital de Coahuila, no se puede contar sin hablar del ferrocarril y del gran desarrollo económico que trajo consigo. Para ello, es necesario remontarnos al 1883, cuando los proyectos que consolidarían el tren para la ciudad, comenzaron a tomar forma.

La instalación del ferrocarril comenzó con la infrastructura colocada sobre lo que hoy en día es el bulevar Coss, a partir de Emilio Carranza y hasta un poco más adelante de Abasolo.

No obstante, el boom de este proyecto, se desataría cuando, durante el mandato del presidente Porfirio Diaz, comenzaron las estaciones de carga y pasajeros, enlazando a Monterrey, Nuevo León, con Saltillo, así como con San Luis Potosí, Querétaro y Nuevo Laredo.

Al estado llegaron, líneas ferreas como Ferrocarriles Nacionales de México, el Coahuila-Zacatecas (conocido como El Coahuilita), El Internacional Mexicano y ferrocarriles urbanos.

Los controles de sistemas de comunicación se encontraban en las terminales, y mantenían la comunicación con talleres ubicados en Torreón y en Saltillo y, aunque se contaba con locomotoras eléctricas, de diésel y autovagones turbina, hasta 1956 predominaron las máquinas de vapor.

Este último punto, desató la instalación de plantas tratadoras, pues, aunque Saltillo contaba con abundante agua, las máquinas de vapor requerían demasiada y se consideró que la calidad del agua del resto de la región no era buena.

Te recomendamos leer:

Tren de pasajeros en Coahuila ¿Viajarías en él?

El tren de pasajeros en Coahuila dejó de funcionar en 1997, actualmente sirve para transportar mercancía

Ver más…

El diseño de estos furgones, era cerrado para el transporte de la mercancía; en tanto, las góndolas eran carromatos que no tenían techo para transportar productos minerales. También había plataformas y coches de pasajeros que contaban con habitaciones ambulantes.

Además de un gran desarrollo económico y la extensa red de conexiones que se crearon derivado de esta industrialización, creando trenes públicos y de pasajeros tanto a nivel local como internacional, los pobladores crearon oportunidades de comercio y unidad entre comunidades de ambos estados.

Foto: Saltillo del Recuerdo

En los ejidos donde los trenes paraban, se vendían alimentos por pasajeros que abordaban el tren o que lo hacían desde las ventanas.

Saltillo se convirtió en un punto importante en materia comercial, un gran impulsor de esto fue, especialmente, el Coahuila- Zacatecas, que además, al establecer el contacto con tantas rancherías y localidades, se creo una comunidad entrañable por los mismos pasajeros.

El Coahuilita: una de las vías ferreas más importantes para los ciudadanos

En 1893, se consolidó el Ferrocarril Coahuila-Zacatecas en Mánchester, Inglaterra y fue operado por la Mazapil Copper Co. Ltd, con el fin de transportar minerales obtenidos en la región minera de Zacatecas a las fundidoras de Saltillo y Monterrey.

Este ferrocarril se construyó 4 años más tarde, en 1897, en la vía angosta, uniendo al norte de Zacatecas con el sur de Coahuila.

En un inicio, se contemplaban 125 kilómetros, sin embargo, se le agregaron ramales que conectaban a Ávalos y San Pedro Ocampo, uniendo los distritos mineros de Concepción del Oro y Mazapil.

La idea de esta vía ferrea, era de Guillermo Purcell, un empresario saltillense que tenía negocios de minería en Concha del Oro, siendo su necesidad de transportar el mineral, lo que terminó por unir a los poblados.

En el momento de la inauguración, estuvo presente tanto el gobernador de Coahuila, Miguel Cárdenas como Jesús Aréchiga, el de Zacatecas, así como los primeros jefes de estación de Saltillo y Concha del Oro, Francisco Montijano y Salvador Trujillo, respectivamente.

Rutas del Coahuila-Zacatecas

El tren era de vía corta, y viajaba en promedio a una velocidad de 40 kilómetros por hora. Realizaba recorridos diarios:

  1. El primero salía a las 7 de la mañana desde la capital coahuilense a Concepción del Oro, a donde arribaba en punto de las 12:00 del mediodía.
  2. Partía de regreso a las 13:00 horas, llegando a las 18:00.

Pasaba por la calle de Felipe Berriozabal hasta el parque “La Maquinita”; posteriormente, se regresaba en reversa por el “puente negro” y entraba a su estación.

Lo destacable de este tren, es que prácticamente hacía paradas en cada ranchería localizada entre los dos poblados:

  • San Juan
  • El Crucero
  • Ecantada
  • Aguanueva
  • Carneros
  • Buñuelos
  • Fraile
  • La India
  • La Pedrera
  • Punta de Santa Elena
  • Melville
  • Las Cotuchas
  • Jazminal
  • San Carlos
  • San Miguel
  • Ávalos
  • Margaritas

Además de que se interconectaba con Bonanza, Canutillo, Jesús María, San Pedro y la Terminal de Providencia.

Era “toda una odisea”

Según el historiador zacatecano, Don Jorge González Solís, para las personas que vivieron en aquella época, realizar el viaje de cinco horas en el ferrocarril, era “toda una odisea”.

“El Coahuilita” contaba con dos categorías: primera y segunda ¿La diferencia? la primera tenía asientos acojinados, por lo que era más cara.

Miles de anécdotas giran en torno a este tren en específico, entre las que se encuentran aquellas que lo señalaban como “el único tren que se detenía cuando un burro se atravesaba” gracias a la baja velocidad con la que se desplazaba.

Don Jorge González Solís, historiador de Concepción del Oro, foto: El Heraldo de Saltillo

Se dice que llegaron a viajar hasta 50 mil personas por año… Cabe destacar que cada uno de los tres carros tenía capacidad para 48 pasajeros.

Su último viaje ocurrió el 22 de junio de 1977, despidiéndose como el medio de transporte más importante para los dos poblados.

Así lo informó el periódico Sol del Norte, dando a conocer que la decisión derivó del Gobierno del Estado, quien argumentó que “era incosteable”.

Te puede interesar:

El trenazo, a 50 años del accidente 

El 5 de octubre de 1972 dejó una cicatriz muy grande en el corazón de Saltillo, el trenazo del Puente Moreno fue uno de los accidentes más trágicos hasta hoy

Ver más…

De este modo, mientras El Coahuilita avanzaba para terminar aquel recorrido con una nueva ruta que no entraba a Concha del Oro, los trabajadores de Ferrocarriles Nacionales iban desmontando la vía que no volvería a utilizarse.

González Solís relata que se reunieron a darle el último adiós al transporte que les trajo tantas alegrías, refirieron que el momento fue sumamente sentimental, y que, incluso, hubo quienes lloraron al verlo marcharse.

Foto: Don Jorge González Solís, historiador de Concepción del Oro/ El Heraldo de Saltillo

Con información de El Heraldo de Saltillo y El Diario de Coahuila

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.