SAT VA CONTRA FACTURERAS POR FRAUDE FISCAL Y LAVADO DE DINERO; TAMBIÉN POR CONTRIBUYENTES INCUMPLIDOS

El Servicio de Administración Tributaria detectó un fraude por 55 mil 125 millones de pesos en un primer paquete de denuncias de 43 empresas relacionadas entre sí y con hasta 244 clientes. En total participaron ocho mil 202 personas físicas y morales.

El procurador fiscal de la Federación, Carlos Romero Aranda, afirmó que “se atacará” en primera instancia a quien vende las facturas, es decir a quien constituye las empresas para emitir estos documentos apócrifos.

El funcionario consideró que habrá un antes y un después en el que llamó un pacto criminal, que en algunos casos se daba por desconocimiento.

Los contribuyentes recibirán un exhorto y tendrán tres meses para regularizarse, de lo contrario también se presentarán querellas en su contra.

“El día de hoy se estarán presentando siete querellas contra los grupos principales de estas factureras para tratar de coadyuvar dos delitos: defraudación fiscal y lavado de dinero para tratar de equiparar a delincuencia organizada”, detalló el funcionario.

Enfatizó que “el mensaje que se quiere mandar hoy es que se acabó la fiesta, que las factureras ya no pueden ir hacia adelante, todos tenemos que pagar impuestos, es el cambio de la cultura tributaria”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador cuestionó cuándo se había presentado una denuncia de defraudación fiscal como la que hizo este martes, aseguró que esto fue tolerado por muchos años en las anteriores administraciones y dijo que entre los deudores hay representantes de todos los ámbitos.

“Como en todos los sectores hay fichitas y en esto también participaron medios de comunicación, era la corrupción somos todos. Partidos, periodistas, funcionarios públicos, gobiernos, todos van a ser requeridos, no hay impunidad”, aseguró.

Raquel Buenrostro, jefa del Servicio del SAT explicó que cuando se trata de corporativos generalmente se crea una empresa exclusivamente para hacer este tipo de facturación de operaciones simuladas.

“Lo que hace también este esquema: venden la empresa o venden la idea de tener una empresa, esa empresa se vuelve un socio comercial donde lo que hace es ofrecer servicios que no existen y paga, o incluso algunos grupos corporativos lo que crean es una empresa dentro de su grupo corporativo que se dedica únicamente a emitir las facturas”, señaló.

En estas operaciones simuladas el monto de las facturas ascendió a 93 mil millones de pesos.

La Federación plantea recuperar este dinero con el envío de cartas a todos los contribuyentes a través del buzón tributario para “invitarlos” a que se regularicen, dado que algunos contribuyentes  “fueron engañados de alguna manera, diciendo que eso era normal, que podían comprar facturas porque a lo mejor un gasto no lo podían comprobar y entonces compraban una factura y sin darse cuenta están comprando facturas a empresas que están involucradas con el crimen organizado”, dijo la funcionaria.

De lo contrario también se presentarán las querellas por la falta de corrección de quién compró facturas y en contra de quien las vendía.

En torno a las sanciones, por defraudación fiscal y defraudación fiscal equiparada se darán hasta nueve años de prisión, también se contemplarán delitos contra la seguridad nacional, es decir, para el que compra las facturas, con una sanción de hasta 16 años y el decomiso de los bienes de la facturera; y en el delito contra la seguridad nacional, es decir, contra el que compró la factura habrá prisión preventiva oficiosa y una pena de hasta 13 años y medio de cárcel.

Todos los juicios se llevarán ante la Fiscalía General de la República.

Comments are closed.