MANDO DE GUARDIA NACIONAL, ADSCRITO A LAS FUERZAS ARMADAS

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el debate que ha generado el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación en torno a las labores de seguridad pública que tendrán elementos de las fuerzas armadas, se debe a que faltó información.

Lo anterior lo explicó al recordar que hace meses se aprobó esta reforma constitucional y la mayoría de las legislaturas locales también lo avaló, por lo que, dijo, cuando se cumple el procedimiento, algunos se enteran de las atribuciones de los militares y genera descontento.

“Fue una reforma constitucional que incluso aprobaron todos los partidos y ahí en un transitorio se estableció que había que emitir un decreto. Ese es realmente un trámite y fue lo que se hizo, pero ya existía la aprobación del Congreso”, expuso.

Señaló que la Guardia Nacional se va consolidando y que más del 80 por ciento de la población muestra aceptación a los elementos de las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional.

“Yo creo que tenemos la dicha los mexicanos de contar con dos instituciones como la Secretaría de Marina y como la Secretaría de la Defensa Nacional, que son realmente dos pilares del Estado mexicano para la defensa de la soberanía y también para la protección de los mexicanos, para la seguridad pública, no sólo para la seguridad del Estado, para seguridad nacional y la seguridad pública”, expuso.

El mandatario federal dijo estar convencido de que la guardia nacional debe lograr una coordinación pero el mando tiene que estar adscrito a las fuerzas armadas.

“Necesitamos de la disciplina y profesionalismo de la Marina y el Ejército para enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia”, dijo.

El mandatario federal dijo que “se estaba desaprovechando la utilización de estas instituciones para atender el principal problema que heredamos: el de la inseguridad y el de la violencia”.

En torno a labores de protección a la soberanía del país, el mandatario federal argumentó que “sí es muy importante la defensa de la soberanía nacional, pero nosotros somos un país de paz, nosotros no vamos a ir a invadir y a declarar la guerra a nadie; además, si se trata de defender la soberanía, lo haríamos todos, todo el pueblo, como ha sucedido en la historia de México”.

Añadió que “no quiero, y lo digo con toda franqueza, que la Guardia Nacional termine como la PFP, sería un rotundo fracaso, por eso aunque me critiquen de que quiero militarizar al país, voy a seguir insistiendo en que nos deben ayudar las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública”.

El jefe del Ejecutivo Federal expuso que en su gobierno hay una transformación, mediante un proceso hacia el respeto de los derechos humanos, además de que recordó que México tiene un sistema político presidencialista.

“El presidente de la República, además de ser el representante del Estado mexicano, es el comandante de las Fuerzas Armadas; entonces, mucho depende de lo que haga el presidente. Si el presidente da la orden, como en los tiempos de Porfirio Díaz, de ‘mátalos en caliente’, pues entonces… o lo del 68, el mismo presidente Díaz Ordaz lo reconoció, él dijo: ‘Yo di la orden, yo soy el responsable’; y lo que pasó últimamente, lo mismo, había una decisión de arriba de arrasar, de aniquilar, por eso las masacres”.

Insistió en que México tomará sus decisiones en torno al papel que tenga el Ejército, “cada país ejerce su soberanía para definir sus propios modelos de desarrollo”, expuso.

Comments are closed.