LA VIOLENCIA ESCOLAR EN MÉXICO, UN PROBLEMA EN AUMENTO

La semana pasada entró en vigor el programa de Prevención de Violencia Escolar aquí en la ciudad de Saltillo, promovido por el alcalde Manolo Jiménez, donde en un comienzo se estará trabajando en conjuntamente en tres planteles. El programa en sí esta siendo coordinado por la Coordinación Integral del DIF Saltillo y la unidad de prevención del Delito de la Comisión de Seguridad y Protección Ciudadana. 

Dentro del programa se establecerán redes de niñas, niños y adolescentes mediadores, a los cuales se les impartirán cursos y talleres en temas de protección y detección temprana de casos de bullying, promoviendo a su vez una cultura de la paz y alternativa a los conflictos. También los padres de familia, así como los propios docentes podrán involucrarse en estos talleres. 

Sin duda alguna nuestra ciudad está tomando cartas en el asunto, con una política educativa enfocada en su mayoría en la prevención, y si la primera falla, entonces en la mediación de los conflictos escolares, mismos que mediante estrategias alternativas pueden ser resueltos sin caer en la inconformidad para las partes involucradas. 

Pero, ¿qué es la violencia escolar? ¿qué involucra? Según la definición establecida por la UNESCO, la violencia en las escuelas es un fenómeno que afecta cada día a millones de niños y jóvenes, perjudicando su derecho a la educación. Los grupos más vulnerables, como las niñas y aquellos que no se ajustan a las normas sexuales y de género, son más susceptibles a ser objeto de violencia escolar. El objetivo al menos de la UNESCO, es garantizar que los niños y los jóvenes, tengan acceso a ambientes de aprendizaje seguros e inclusivos, una de las estrategias para garantizas esto es eliminar la violencia y el acoso escolar. 

La violencia escolar es entonces toda agresión realizada dentro del ambiente de las instituciones educativas y que no solo se limita a la relación entre estudiantes, sino que también involucra a padres de familia, maestros, directivos y personal administrativo. Las principales formas de violencia son la verbal, la física y la psicológica, pero también puede presentarse violencia sexual, cibernética y patrimonial. 

La violencia escolar puede darse de tres maneras, con acoso escolar, abuso verbal y abuso físico, donde múltiples factores conjugados alimentan la violencia, como lo son: la edad, el entorno familiar, escolar y local, una inadecuada gestión de la convivencia escolar, la exposición a medios electrónicos y televisivos con material violento, juegos electrónicos y falta de comunicación asertiva entre los integrantes de la comunidad escolar. 

En México, la violencia en las escuelas se encuentra en ascenso, según Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nuestro país ocupa el primer lugar a nivel internacional en casos de acoso escolar en educación básica, y según la Comisión Nacional de Derechos Humanos 7 de cada 10 niños han sufrido este problema. 

Una de las estrategias para subsanar y erradicar este problema, es la implementación de acciones por parte del gobierno en conjunto con autoridades federales, estatales y locales, enfocadas en la prevención y solución de problemas dentro de las instituciones educativas. Un ejemplo puede ser la implementación de diplomados de mediación escolar de los cuales forman parte, maestros, directivos y psicólogos. 

Para erradicar la violencia escolar es necesario la unificación de criterios y estrategias de intervención en todos los niveles de educación básica. Apoyar a padres de familia y a maestros con estrategias y prácticas de crianza. Fortalecer en los niños una educación de valores, y proporcionarles un ambiente escolar adecuado. 

INFORMACIÓN: UNESCO, GOBIERNO DE MÉXICO

Comments are closed.