Monseñor Francisco Villalobos Padilla: In Veneam Domini

Originario de Guadalajara, Jalisco, Francisco Raúl Villalobos Padilla, fue designado Obispo Titular de la Diócesis de Saltillo el 28 de octubre de 1975; desde entonces y hasta el último día, se entregaría al servicio de su comunidad

Monseñor Francisco Villalobos Padilla, será recordado como uno de los Obispos más queridos por la feligresía católica, no solo de la Diócesis de Saltillo, sino también de todo el estado e incluso del país, gracias a sus más de 50 años de labor Episcopal.

El Obispo Emérito, de 101 años de edad, falleció la noche de este jueves, a unas horas de ingresar a un hospital privado para recibir atención médica especializada, luego de un deterioro en su salud derivado del contagio de Covid-19.

Te podría interesar: Fallece Monseñor Francisco Villalobos, Obispo Emérito de Saltillo

Durante sus 50 años como Obispo, Villalobos Padilla ordenó a más de 100 sacerdotes, promovió la creación de asociaciones civiles como Caritas y el Banco de Alimentos, así como la fundación de decenas de parroquias e institutos educativos.

En reconocimiento a una vida dedicada al prójimo, A Tiempo.Tv te presenta una breve reseña de la vida de Monseñor Francisco Villalobos.

Un Obispo tapatío de nacimiento, pero saltillense de corazón

Raúl Francisco Villalobos Padilla nació el primero de febrero de 1921 en Guadalajara, Jalisco, siendo el noveno de 13 hermanos e hijos de don Carlos Villalobos (+) y doña María del Refugio Padilla (+).

Desde muy niño, a la edad de nueve años, Francisco Villalobos mostraba indicios de vocación sacerdotal al jugar a ser sacerdote, con su hermana María Elena, quien el hacía casullas de papel.

Su primer acercamiento formal con la Iglesia Católica fue al convertirse en acólito del padre Francisco Aguinaga en el templo de Nuestra Señora del Carmen.

Ingreso al seminario y vida sacerdotal

Siguiendo el ejemplo de su tío Alfonso Jaramillo Hernández, quien era sacerdote y el de sus hermanos Jorge, sacerdote jesuita y Carlos, hermano marista, Francisco ingresó al Seminario de Guadalajara, antes de cumplir 18 años; institución que estaba bajo el cuidado del rector Don Ignacio de Alba, quien más tarde sería nombrado obispo de Colima.

A raíz de la persecución religiosa que se vivía, los primeros tres años de su formación religiosa los pasó en su propio domicilio y, de manera clandestina, asistía a clases. Una vez que el Seminario se instaló junto al templo San José Analco de Guadalajara, se convirtió en alumno interno de esta institución.

Mostrando una gran habilidad para la escritura y destacando en el ámbito académico, quedó al frente de la redacción y publicación de la revista “Apóstol” de 1845 a 1847. Posteriormente sería enviado a Roma, Italia para continuar su formación.

Tras su travesía romana, regresó a su tierra natal para recibir la tonsura, el 14 de abril de 1946; cuatro días después recibiría las Órdenes Menores de Ostiariado y Lectorado. El 20 del mismo mes, el Acolitado y el Exorcistado. En Roma se hizo acreedor al Subdiaconado, por lo que el 27 de marzo de 1948 y el 18 de diciembre del mismo año obtuvo el Diaconado.

Finalmente, el 2 de abril de 1949 fue ordenado presbítero, por el entonces Papa Pío XII quien celebraba 50 años de ordenación sacerdotal. La ceremonia se llevó a cabo en la capilla del Colegio Pío Latino Latino en Roma, presidida por monseñor Alfredo Viola, obispo de Uruguay.

En la Pontificia Universidad Gregoriana obtuvo licenciatura y doctorado en Historia Eclesiástica, su preparación continuaba con éxito. De regreso en Guadalajara ofició su Cantamisa en el templo Nuestra Señora del Carmen, donde alguna vez fue acólito.

Llegada a Saltillo como nuevo Obispo

Su ministerio sacerdotal lo efectuó en el Seminario de Guadalajara, primeramente como prefecto de Latinos, luego como director del Instituto de Vocaciones Tardías. En el ámbito de la docencia, dirigió las cátedras de Historia Eclesiástica, Patrología, Francés, Historia Universal y en 1968 tomó el cargo de vicerector de dicho Seminario.

El 22 de junio de 1971, el Seminario de Guadalajara le dijo adiós con una velada literario-musical, luego de que, un mes antes, el 9 de mayo de 1971 fuera designado como obispo auxiliar de la Diócesis de Saltillo. Luego, el 3 de agosto de 1971, Monseñor Francisco Villalobos fue consagrado como obispo auxiliar de la Diócesis de Saltillo por la oración consagratoria del obispo Luis Guízar Barragán en la Catedral de Santiago, en Saltillo.

Años después, el 28 de octubre de 1975, Villalobos Padilla tomó posesión como obispo titular de esta Diócesis.

Ya como Obispo, participó en la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Puebla por elección del Episcopado Mexicano y por elección representó a los obispos de México en la VI Asamblea General del Sínodo de los obispos en 1984.

En Coahuila, promovió el quehacer de la pastoral vocacional y fortaleció el Seminario Menor de Saltillo, al tiempo que se encargó de fundar la Escuela Secundaria y de Bachilleres “Julieta Dávila” para los seminaristas (hoy Instituto San José).

Además, de ordenar la fundación y la construcción del Seminario Mayor de esta ciudad, el Obispo también es reconocido por erguir las bases para la instalación de la Diócesis de Piedras Negras, fundando el Seminario Auxiliar de dicho municipio.

El 26 de julio de 1996 celebró plenamente sus Bodas de Plata Episcopales y tres años después, el 31 de diciembre de 1999, ante la llegada a sus 80 años de edad, el Papa Juan Pablo II aceptó su renuncia como obispo.

Fue el 20 de marzo del 2000 que le cedió el cargo de obispo de la Diócesis de Saltillo a fray Raúl Vera López, quien a su vez se convirtió también en obispo emérito tras el nombramiento de monseñor Hilario González Padilla, el 29 de enero del 2021, como nuevo obispo de la Diócesis.

Tras su fallecimiento, Instituciones religiosas de todo el país han mandado sus condolencias a la feligresía de Saltillo que se ha unido en oración por la partida de Villalobos Padilla.

Descanse en Paz Monseñor Francisco Villalobos Padilla, 
V Obispo de la Diócesis de Saltillo

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.

One Comment

  1. Pingback: Saltillo: Piden ayuda para localizar al menor Ahiram Arturo – A Tiempo.Tv

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.