REUNIÓN AMLO – CONAGO; TRES INSTRUCCIONES EN MATERIA FISCAL Y DE RECURSOS

La reunión entre los gobernadores y el presidente Andrés Manuel López Obrador convirtió a su sede en San Luis Potosí, donde evitaron discutir temas en materia de seguridad.

31 gobernadores, sin la asistencia del mandatario de Chiapas, Rutilio Escandón, “por un asunto de gobernabilidad en su estado”, entraron en sus vehículos, la mayoría acompañados de escoltas y un dispositivo de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional, así como elementos de las policías estatal y municipal, resguardó la primera reunión con el Ejecutivo Federal y su gabinete legal y ampliado.

Los temas que abordaron fueron salud, educación y de recursos.

Uno de los principales acuerdos, fueron los trabajos técnicos para analizar el pacto fiscal, que fue una de las principales peticiones de los mandatarios estatales. El presidente instruyó, que estas mesas comiencen de inmediato, mediante una comisión permanente en materia fiscal.

El Jefe del Ejecutivo Federal dedicó cinco horas a esta reunión, llegó a las 12:30 y salió a las 17:30 horas.

La encargada del mensaje a medios fue la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

«Los Gobernadores acordaron iniciar la discusión de la hacienda pública y la coordinación fiscal en el corto y mediano plazo, a través de la comisión permanente de funcionarios fiscales, órgano del sistema nacional de coordinación fiscal en el que participan todos los secretarios de Finanzas de todas las entidades federativas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público«.

Los gobernadores solicitaron lograr una ruta para lograr una convención nacional hacendaria.

Sánchez Cordero, también informó, que el presidente pidió la reestructuración de deudas estatales con ayuda de la banca de desarrollo, mediante Banobras.

«Van a promover nuevos créditos dentro de esta banca de desarrollo. Invitó (el presidente) al titular de Banobras, al licenciado Jorge Mendoza, que estuvo presente en la reunión, para hacerle la indicación muy precisa de que apoyara la reestructuración de los créditos de todas las entidades federativas que así lo requirieran”, señaló.

La tercera instrucción, fue la entrega ilimitada y puntual de recursos para la atención en materia de salud.

En el mensaje oficial, el gobernador de San Luis Potosí, también presidente de la Conago y anfitrión de esta reunión, Juan Manuel Carreras, dijo que los resultados los dejaron satisfechos, además de aclarar que no se tocaron temas de seguridad, ni polémicas por señalamientos a mandatarios estatales, de presunta corrupción.

Tampoco se puso sobre la mesa la petición de renuncia del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, misma que ha sido solicitada en diferentes ocasiones por diez gobernadores agrupados en la que llaman “Alianza Federalista”.

LOS GOBERNADORES

Aunque en el mensaje oficial manejó, que no se habló de temas que pudieran confrontar, en las redes sociales de los gobernadores, la realidad fue otra.

Mientras que la Federación acordó dar este mensaje a medios en voz de Carreras, mandatarios estales difundieron en sus redes sociales las intervenciones frente al presidente López Obrador.

El gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, denunció que Ricardo Peralta, subsecretario de Gobernación, se reunió, con el grupo criminal “La columna armada”.

El gobernador expuso, que Peralta era consciente de que estaba sosteniendo trato con integrantes de un grupo delincuencial.

“Él tenía pleno conocimiento que estaba tratando con criminales, asesinos parte del crimen organizado”, exhibió García Cabeza de Vaca.

Sentenció que la actuación del subsecretario Peralta “no solo es irresponsable y cobarde, es criminal”.

Añadió: “No voy a permitir que se construyan denuncias en contra mía ante la Fiscalía General de la República cuyos propósitos sean meramente electorales, a mí no me van a usar para aparecer en las encuestas de popularidad de los dirigentes de Morena”.

El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, escribió en su cuenta de Twitter: “Los gobernadores que integramos la #AlianzaFederalista expusimos ante el presidente @lopezobrador_ la necesidad urgente de establecer una estrategia nacional para contrarrestar los efectos de la crisis sanitaria en nuestras entidades”.

Expuso tres puntos:

-Asignar recursos extraordinarios a los gobiernos locales para atender las demandas más elementales de la población en materia de salud.

-Poner en marcha un plan integral de infraestructura que contemple obras prioritarias en cada una de las entidades con participación de empresas locales.

-Impulsar la reactivación económica de nuestras entidades mediante políticas públicas emergentes que apoyen de manera directa a las mipymes para conservar empleos y crear nuevas fuentes de trabajo.

En tanto que el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón reprochó que México llegó tarde al manejo correcto de la pandemia de Covid-19, lo cual provocó que haya cientos de miles de muertes por esta nueva enfermedad.

Previo a este encuentro, el presidente López Obrador encabezó la reunión de gabinete en Querétaro, donde el gobernador, Francisco Domínguez, aprovechó la palabra para defenderse de los señalamientos que lo involucran en presuntos sobornos de Odebrecht para “comprar” la reforma energética.

“En mi vida siempre he dado la cara y hoy no será la excepción. Los gobernantes tenemos la obligación de enfrentar los hechos. Más, cuando se trata de calumnias, de infamias, de ataques centrados en cuestiones políticas”, acusó.

Señaló que Emilio “L”, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex) “ha pretendido involucrarme con una bajeza inaudita en actos de corrupción, ha aportado sólo sus dichos que valen lo que su prestigio: nada”.

Llamó a la filtración del video un asunto “perverso” en el que, reconoció, se observa a una persona de toda su confianza, quien cesó del cargo.

Domínguez aseguró que no tiene nada que temer y nada de qué avergonzarse.

“No había necesidad de darme dinero para obtener un voto que ya se tenía por convicción personal”, afirmó.

También argumentó que, «no se puede creer en las palabras de un delincuente confeso. Y hoy doy la cara aquí y ante la autoridad. No busco la protección a cambio de inventar falsedades”, enfatizó.

Y finalizó su defensa al asegurar que “hay una intención política, no es cuestión legal. Atacan a un gobernador de oposición bien calificado. Mienten porque Querétaro no tiene una, una sola observación de la Auditoría Superior de la Federación ni de la Secretaría de la Función Pública federal, ni una”.