PREVIO A VISITA A TRUMP, AMLO ´PRESUME´ AVANCES DE SU GOBIERNO

El presidente Andrés Manuel López Obrador prepara su visita a Estados Unidos y este  4 de julio, envió una felicitación a la población y al gobierno del vecino del norte.

Insistió en que su visita será con el único interés de celebrar la entrada en vigor del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, aunque el primer ministro de este último país, Justin Trudeau, no ha confirmado su llegada.

“Es un gran acuerdo, muy oportuno porque esto va a permitir que se reactive la economía en el país, que se generen empleos y que haya bienestar para nuestro pueblo”, dijo el presidente López Obrador.

Envió un mensaje a la población mexicana: “Voy representándoles y no tengan la menor duda, lo voy a hacer como ustedes lo merecen: con decoro y con mucha dignidad, haciendo valer la fortaleza de nuestra gran nación de México”.

Afirmó que el T-MEC “nos va a ayudar mucho en la reactivación de nuestra economía y ayuda también a Canadá y a Estados Unidos, ayuda a las tres naciones, ayuda a toda la región de Norteamérica”.

De acuerdo con información de personal de la Presidencia, el mandatario federal dejará una ofrenda al monumento del expresidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln, a quien en diversas ocasiones ha citado para hablar del discurso de un mandatario a la población que representa.

También prevén que visite el monumento dedicado al expresidente mexicano, Benito Juárez, aunque no han definido cuál será la agenda final del mandatario mexicano.

El presidente López Obrador ha evadido aclarar qué temas abordará en la primera parte de la visita que tendría carácter bilateral. En lo que dejó claro que podrían conversar es sobre béisbol.

“El presidente Trump cuando era joven, como yo, jugaba béisbol, era pitcher, llegó a tirar hasta 80, 85 millas como pitcher, nada más que yo en ese tiempo le bateaba a los pitcheres que tiraban más de 100 millas, no es para presumir. Entonces podemos hablar de béisbol, podemos hablar de muchas cosas”, expresó.

Añadió que hablarían “de todo, sin confrontación porque es un encuentro político, porque la política, entre otras cosas, se inventó para evitar la confrontación, la guerra. Entonces es una relación amistosa y de trabajo”, aclaró.

Sin embargo, en el tema que no dejó claro si abordará es sobre la migración o el tráfico de armas de Estados Unidos a México, que es parte de lo que ha generado los ataques y la violencia en el país.

Ante este señalamiento, el mandatario federal respondió: “Imagínense que yo le pregunte al presidente Trump o que le solicite que nos ayude para saber todo lo que pasó en el operativo de ´Rápido y Furioso´. Hay muchos temas. ¿Cómo fue que permitieron en ese tiempo la entrada de armas, además sin darlo a conocer?, ¿cómo lo permitió el gobierno de Estados Unidos?, ¿cómo lo permitió el gobierno de México?”.

Al insistir en que el tema es el T-MEC, aunque señaló que “las comparaciones son odiosas” el presidente cuestionó: “¿Qué va a hacer la Unión Europea para la reactivación económica y piensen qué va a hacer América del Norte, qué está haciendo Canadá, Estados Unidos y México. Ya hay un plan. Entonces, es un hecho muy importante”.

Reconoció que la visita y los temas a tratar podrían generar polémica, “pero pues yo tengo que hacer lo que le conviene a México y lo que consideramos nos conviene a los mexicanos”.

Previo a dedicar casi los cinco días de la siguiente semana a la visita a Estados Unidos el mandatario federal buscó hacer énfasis en dos temas que son relevantes para el país y tienen que ver con los anuncios que la Fiscalía General de la República hizo la semana pasada: La extradición de Emilio Lozoya, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), aceptada por él mismo; y el avance en las investigaciones de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Este señor que fue detenido en España acepta ser extraditado por voluntad propia, porque quiere conseguir una reducción de pena o del castigo si colabora con la justicia e informa sobre lo que realmente sucedió, esto es importantísimo, nos habíamos detenido en el tiempo porque es el caso de Odebrecth” y reprochó que en otros países se castigó incluso a presidentes y en México se mantuvo la impunidad.

Añadió que se podría saber “quiénes recibieron dinero porque eso se da cuando se aprobaron las llamadas reformas estructurales sobre todo la energética, es cuando se dan estos sobornos y entonces además de que tenemos derecho los mexicanos de conocer toda la verdad, para que no se repitan estos hechos de corrupción vergonzosos”.

El presidente confió en que el gobierno federal podrá recuperar parte de los 200 millones de dólares que se pagó de sobre precio por las plantas de fertilizantes, en el tema relacionado con Odebrecht, para destinarlo a la población.

En torno al caso Ayotzinapa, el mandatario federal reprochó la aprehensión de uno de los principales implicados en la desaparición de los jóvenes normalistas y un juzgado le otorgó la libertad a cambio de un soborno mexicano.

“Un juzgado le da la libertad, se investiga de inmediato porque era una afrenta, imagínense la burla, el fiscal dando a conocer que se tiene al principal de los implicados en el caso Ayotzinapa y en menos de 24 horas una juez, el juzgado le da su libertad, fue algo realmente muy grave, un atrevimiento, un desafío, una afrenta al Estado Mexicano, se investiga y se descubre que habían entregado sobornos a ese juzgado de millones de pesos para dejar en libertad a esta persona”, señaló.

Por este hecho reconoció que en México, aun con su administración, que autodenomina “la Cuarta Transformación”, hay corrupción en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

También reprochó a medios de circulación nacional la publicación de los datos que ubican a México como uno de los países con más registro de muertes por Covid-19, por encima de España y Francia.

“Pues sí, nada más que la población de Francia y España es menor a la de México, en el caso de España, ellos tienen 46 millones de habitantes, nosotros tenemos 126 millones de habitantes. Si vemos los fallecidos por millón de habitantes, en España desgraciadamente han muerto casi tres más que en México por cada uno que ha fallecido en nuestro país”, dijo.

Por esta comparación ofreció disculpas al pueblo español y francés, “no podemos estar comparando; sin embargo, el amarillismo en México es muy ruin y es importante aclarar las cosas”, añadió.

En torno a la recuperación económica el presidente aseguró que avanzan y que van bien, además de que en materia de seguridad también han dado pasos adelante, pese a los hechos violentos que han marcado la agenda nacional, desde el atentado al secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, y los constantes ataques en Guanajuato.

Sobre el último caso, el mandatario politizó el tema al asegurar que “como el gobierno de Guanajuato es afín a la prensa conservadora y a todo el grupo que no quiere la transformación en el país, pues no hablan de este caso”, reprochó.

El mandatario federal aprovechó para enviar “un mensaje a los conservadores que quisieran que nos fuera mal: se van a quedar con las ganas, vamos a salir adelante (…) vamos a recuperar la economía y a conseguir la paz y la tranquilidad y, ¿saben por qué? Porque tenemos algo que los conservadores no tienen: autoridad moral”.

Recordó una frase del expresidente Juárez: El triunfo de la reacción es moralmente imposible. “No somos iguales, nosotros tenemos ideales, tenemos principios y lo que estimamos más importante es nuestra honestidad, ánimo vamos a salir adelante y vamos a transformare a México ese es el compromiso”, finalizó.

Comments are closed.