PESE A BROTE DE COVID-19, INICIA CENSO 2020

El día de ayer dio formalmente inicio el Censo de Población y Vivienda 2020 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Luego de dar el banderazo de inicio del levantamiento del Censo, a través de que una encuesta que él mismo realizó a una vivienda en la Ciudad de México, el presidente del Instituto, Julio Santaella, aseguró que seguirán atentos a las medidas sanitarias en relación con  el coronavirus.

«El levantamiento de la información sigue en pie, tal y como se tenía previsto, pero estaremos en coordinación con las autoridades de salud, federal y estatales, para monitorear al Covid-19. Incluso, los encuestadores llevarán a cabo medidas básicas, como evitar los saludos de mano con los entrevistados«, señaló el funcionario.

Santaella destacó que también habrá medidas de seguridad hacia los encuestadores, tales como el que no pueden ingresar a la vivienda, además de que en algunas zonas podrían ir en cuadrillas o vigilados por personal del Instituto en unidades bien identificadas.

De igual forma, precisó que el uniforme institucional es una de las formas en cómo la gente podrá reconocer al personal del INEGI: los encuestadores llevarán un chaleco y sombrero color beige, con los logos institucionales, así como una identificación con la fotografía y datos de la persona, mismos que podrán ser corroborados en la página censo2020.mx o al número gratuito 800 111 46 34, donde podrá ingresar el número de folio del entrevistador.

Esta actividad continuará durante las siguientes cuatro semanas van a recorrer todo el país, “vamos a tocar la puerta de alrededor de 51 millones de inmuebles, de esos inmuebles estamos calculando que cerca de 45 millones van a ser viviendas”, informó.

Resaltó además que en esta magna labor van a participar alrededor de 150 mil encuestadores bien identificados; las entrevistas serán cara a cara y la información recabada se hará a través de un dispositivo móvil, aunque en ciertos lugares, por cuestiones de seguridad, las encuestas se harán a través de cuestionarios en papel.

Recordó que la información que se recabe estará lista para el próximo 4 de noviembre, y se usará para que el gobierno, a nivel federal, estatal y local, tome decisiones tales como la fluidez de los recursos federales a estados y municipios.

Asimismo, para conocer cómo se integran los distritos electorales, cuáles son las poblaciones de interés más vulnerables, cuáles son las faltas de servicios públicos que requieren atenderse.

El cuestionario básico que se aplicará, contiene 38 preguntas e indaga sobre las características de la población y las condiciones de la vivienda; se levantará hasta el 27 de marzo y contribuirá a actualizar la información sobre la estructura y distribución de la población, así como de sus características socioeconómicas y culturales.

Además a un universo de cuatro millones de viviendas, elegidas de manera probabilística, se aplicará un cuestionario ampliado de 103 reactivos que, además de las preguntas básicas, profundiza en temas como servicios de salud, discapacidad y educación, entre otros.

Ambos cuestionarios, detalló el titular del Instituto, contienen preguntas relacionadas con la edad, sexo, parentesco y situación conyugal; migración, fecundidad y mortalidad, etnicidad, afrodescendencia, discapacidad, religión, servicios de salud, educación y condición de actividad económica.

En cuanto a la vivienda, comentó que se preguntará por características constructivas, acceso al agua, electricidad, instalaciones sanitarias y saneamiento, disponibilidad de algunos bienes electrodomésticos y para transporte, así como tecnologías de la información.

La información que se recabe estará encriptada y, por ley, protegida la confidencialidad de los datos. Los datos que se recaben se presentarán agregados y no se podrá identificar nominalmente a ninguno de los informantes.

Comments are closed.