OBESIDAD EN MÉXICO, UNA EPIDEMIA

Imagen: TN.com

“La epidemia del siglo XXI” de esta manera la OMS califica al problema de la obesidad, una enfermedad que esta organización internacional de salud ha tomado muy en serio, y es que no solo se trata de una afección que ataca a países desarrollados, también las tazas de obesidad se han disparado exponencialmente en otros países que se encuentran en vías de desarrollo, como México. El problema de la obesidad no tiene distinciones, afecta a cualquier ser humano, independientemente de su edad, su raza o su condición social. 

De acuerdo a estudios e investigaciones realizadas por la OMS, México ocupa el segundo lugar en obesidad adulta en el mundo y el primer lugar en obesidad infantil. Esta última es particularmente peligrosa y preocupante, puesto que repercute en la formación y desarrollo del niño, llegando a tener secuelas graves una vez que es adulto, acortando considerablemente la vida de la persona que la padece por un período de tiempo tan largo.

La obesidad sin duda alguna es un problema de salud a nivel mundial, generalmente suele iniciar durante la infancia y la adolescencia, debido a malas condiciones alimenticias, sumado a eso están los factores genéticos y un contexto socioeconómico, la combinación de estos elementos resultan en una amalgama de circunstancias que desembocan en la acumulación de grasa corporal en demasía, de acuerdo a parámetros de edad, sexo y talla. 

La enfermedad se da a pasos exponenciales, poco a poco el cuerpo va aumentando de peso, esto debido a la ingesta de alimentos con demasiados azúcares y grasas, como lo son las frituras, harinas, refrescos, bebidas alcohólicas entre otros. A su vez, un estilo de vida acelerado y poco organizado también puede influir en el aumento de peso, la falta de ejercicio y las comidas rápidas son factores que van de la mano al momento de buscar patrones y orígenes de la enfermedad. 

El sobrepeso y la obesidad a su vez traen consigo no solo consecuencias estéticas, si no también, repercusiones graves para la salud. Tener obesidad es sinónimo de una vida no saludable que resulta en el padecimiento de enfermedades como la diabetes, la presión arterial alta, afecciones cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Las consecuencias psicológicas de padecer obesidad también se hacen presentes, los individuos con esta enfermedad tienen graves alteraciones emocionales, llegando inclusive a presentar problemas mentales como ansiedad y depresión

La OMS tiene un parámetro para medir la obesidad y el sobrepeso, el mismo es llamado Índice de Masa Corporal (IMC) y la circunferencia de la cintura. Si bien es un buen sistema para establecer una media y un común denominador, determinar si alguien posee sobrepeso u obesidad depende de muchos factores específicos debido a que cada persona es diferente y su peso y por tanto condición de salud no se definirá por un solo factor. 

OBESIDAD EN MÉXICO

72.5% de la población tiene sobrepeso u obesidad en México, de acuerdo con el Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. El 22% de los hogares en México presentan inseguridad alimentaria (carencia de alimentos adecuados para un desarrollo íntegro) El 32% de niños menores de 5 años presentan malnutrición, es decir desnutrición, sobrepeso y obesidad, 32.1% de permanencia de sobrepeso y obesidad en niños (preescolar, primaria) 38.1% de permanencia de sobrepeso y obesidad en adolescentes, el 73% de los adultos mayores de 20 años presentan sobrepeso y obesidad. Lo anterior sustentado por los resultados preliminares del ENSANUT 2018, mismos que pueden disminuir o aumentar cuando se tengan los resultados finales.

La Dra. Teresa Shamah Levy, directora general adjunta del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas (CIEE) del Instituto Nacional de Salud, durante una entrevista establecería distintos puntos con respecto al problema de obesidad en el país. La doctora expuso que la situación va en aumento y que hay cierto grupo de individuos que han tenido un incremento de obesidad muy específico, como es el caso de las mujeres rurales, que en muy poco tiempo han presentado un aumento considerable de sobrepeso y obesidad, en un ambiente donde se infiere que hay un mayor movimiento y por tanto mayor actividad física.

La directora explica que mucho tiene que ver la alimentación, es decir, el tipo de dieta que los individuos tengan. “La nutrición es un proceso integral: tú puedes tener un anémico obeso, y el hecho de que tenga anemia depende en gran parte de la alimentación, de la absorción que pueda tener de hierro y del tipo de hierro biodisponible en su alimentación.”

La investigadora a su vez recordó que la obesidad se encuentra íntimamente relacionada con problemas de diabetes, “es mas probable que una persona con diabetes tenga obesidad, hipertensión, dislipidemias, y/o enfermedad renal crónica, la cual constituye la consecuencia final o desenlace de la diabetes. Y en el momento actual, podría constituir la causa de quiebra de los sistemas de salud en México”

Dra. Teresa Shamah Levy, sobre la obesidad en México

La Secretaria de Salud y el Instituto Nacional de Salud Pública, están tomando cartas en el asunto, delimitando primeramente las causas que originan el aumento de obesidad en el país, para así poder implementar políticas publicas de salud eficientes, que no solo promuevan la buena alimentación, sino que también ayuden a revertir el problema del sobrepeso y la obesidad.  

A su vez, ambos organismos recomiendan trabajar con acciones integrales en el ambiente escolar y fuera del mismo, reforzar la disponibilidad de alimentos frescos y de agua pura gratuita para consumo humano, reducir bebidas azucaradas, y realizar acciones urgentes en zonas rurales para revertir el aumento de sobrepeso y obesidad que se ha dado ahí en los últimos años. 

OBESIDAD, SENTENCIA DE MUERTE

Según el INEGI, durante 2017, el 88.6% (622 647) de las defunciones se debieron a enfermedades y problemas relacionados con la salud. Las dos principales causas de muerte tanto para hombres como para mujeres son: enfermedades del corazón (141 619, 20.1%) y diabetes mellitus (106 525, 15.2%).

Principales causas de muerte en México, clasificadas por él INEGI.

Es imperativo fomentar una cultura de la buena alimentación y de amor por nuestro cuerpo, del ejercicio y del cuidado personal, estamos al borde de una catástrofe de salud, la esperanza de vida de los mexicanos poco a poco se ve mas reducida, a sí mismo, tenemos que exigir la mejora de nuestras instituciones de salud, para que las mismas traten el problema con rapidez y eficiencia, tenemos que aprender a comer para vivir, no vivir para comer.  

INFORMACIÓN: OMS, GOBERNACIÓN, INEGI, ENSANUT

Comments are closed.