EL EFECTO DEL PETRÓLEO EN MÉXICO

La caída del petróleo ha afectado principalmente a los países que dependen de la exportación del crudo, entre ellos, México cuya mezcla llegó a los -2.37 dólares por barril. Después de las negociaciones de la OPEP y países aliados el precio presenta mínimos históricos, trayendo fuertes consecuencias para las finanzas públicas.

Según los Criterios Generales de Política Económica, para este año, se esperaba un precio de 49 dólares por barril (dpb); lo que se traducía en un ingreso de 987.3 millones de pesos derivados de la comercialización del petroleo, lo que representa el 16.2% de los ingresos federales.

Durante este 2020 el oro negro solo ha estado 4 semanas por encima del precio esperado, pues a partir de la última semana de enero ha estado debajo de los 49 dólares proyectados.

La caída en los precios del hidrocarburo responde principalmente a la desaceleración económica mundial, por el cese a las actividades productivas en todo el mundo por la actual contingencia sanitaria. Sumado, Rusia y Arabia Saudita han subido la producción hundiendo la cotización consecuencia de una guerra de precios.

Como respuesta, la semana pasada la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), invitando a otros países interesados en el comercio internacional del hidrocarburo como México, se reunieron para discutir las políticas a seguir para incrementar el precio del producto en el mercado.

Acordado en las negociaciones se estableció una reducción en la producción en mayo de todos los países en 9.7 millones de barriles, donde a México le correspondía disminuir la extracción en 400 mil barriles diarios. Rocío Nahle, titular de la Secretaría de Energía, realizó una contraoferta de 100 mil barriles menos por día, la cual no fue aceptada hasta la interferencia de Donald Trump y la participación de Estados Unidos en el acuerdo.

Sin embargo el pasado 20 de abril la cotización llegó a terreno negativo, esto significa que las empresas productoras estarían pagando por que retiren el petróleo y lo almacenen.

La alarma se activó en los mercados por los futuros del Wester Texas Intermediate (WTI), que es utilizado en el mercado como referencia para las transacciones. Están por vencer los contratos del producto estadounidense, y con pocos compradores dispuestos a recibir el crudo y almacenarlo se toco una cifra record de -37 dólares por barril.

Esta caída del 306%, consecuencia de la próxima saturación de los almacenes de petróleo en Estados Unidos, afecta el precio de la mezcla mexicana. El viernes pasado el precio de la mezcla mexicana era reportado en 14.35 dólares por barril y el 20 de este mes llegó a los -2.37 dólares por barril, un 116% menos del precio antes reportado.

El Centro de Estudios Económicos de las Finanzas Públicas informa que el actual precio del hidrocarburo afecta a Pemex, cuya producción en 2018 costó 13.73 dpb, significando una pérdida de ingresos con la situación actual.

Por su parte, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria estima que en 2020 las coberturas petroleras otorguen aproximadamente 150 mil millones de pesos, compensando un 87% del recurso que se dejaran de recaudar por Hacienda. Sin embargo solo compensan la pérdida de ingresos en el gobierno federal, pues solo cubre el 36% de los ingresos petroleros totales.

Las coberturas petroleras son utilizadas desde el año 2001 y sirven de seguro para cuando el precio es menor al estimado para sostener los ingresos fiscales.

Comments are closed.