Crónica de la elección sindical en GM Silao: ¿Por qué EUA y Canadá vigilaron las votaciones?

Investigación por: Marcela Del Muro

“Acabo de venir a votar, no pude acudir el día de ayer, y resulta que yo ya voté. Ahí en las listas que ellos traen, yo ya voté y ya no me permitieron volver a votar”, dice Luis Alberto Barrón, trabajador de la planta de General Motors (GM) en Silao, Guanajuato, y simpatizante del nuevo sindicato independiente.

El pasado 1 y 2 de febrero, él y gran parte de sus compañeros eligieron a su nuevo representante sindical. “Y hay una firma ahí que no es la mía. ¿Cuántos casos? Según la persona (del INE), ya van dos casos de esta misma condición”, la brigada de observadores del Instituto Nacional Electoral confirmó este hecho.

Aún con las varias irregularidades y mucha resistencia por parte del antiguo sindicato “Miguel Trujillo López”, que forma parte de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y la propia empresa, es la primera vez que un sindicato independiente, el Sindicato Independiente de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz (SINTTIA), tendrá el Contrato Colectivo de Trabajo de una planta de GM en México.

Es la primera batalla ganada por mejorar las condiciones laborales desde el arranque del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en julio del 2020, y la última Reforma Laboral del 2019, donde se busca mayor libertad en la elección de representantes sindicales y aumentar la transparencia de los sindicatos.

Represión en la planta y el inicio del movimiento obrero

Para llegar hasta aquí, los trabajadores han transitado por un camino complicado. En 2019, un grupo de obreros comenzó a organizarse contra el pasado organismo gremial cetemista, uno de los sindicatos más viejos y fuertes en el país, cuyos dirigentes han sido señalados de corrupción, enriquecimiento ilícito y de promover condiciones laborales injustas para los trabajadores. La reacción a la agrupación fue una oleada de despidos que buscaba disuadir la articulación de grupos opositores.

El primer despido fue el activista obrero Israel Cervante, con un resultado truqueado en una prueba antidoping. Un grupo de trabajadores activos comenzaron a articularse para apoyar a su compañero y formaron el grupo “Generando Movimiento”. La empresa y el sindicato investigaron e identificaron a los miembros. “En menos de quince días fueron quince compañeros despedidos”, comenta el activista obrero Sergio Contreras y parte importante del grupo de despedidos.

“A mí me contagió (de Covid-19) un compañero de la planta. A los cinco días que él fallece, yo me empiezo a sentir mal. Mi esposa toma la decisión de atenderme con un médico particular porque la pandemia estaba demasiado fuerte”, Sergio llevaba 26 años laborando en la planta, desde su apertura, y tenía 23 años como líder de grupo: sin una falta, sin un retardo, siempre con la camiseta de GM puesta. Ante el impecable historial, la empresa permitió que el obrero se recuperara, pero a su regreso, en septiembre del 2020, lo despidieron por faltas injustificadas. El ex trabajador tiene en su poder todos los documentos y mensajes que confirman que sus jefes aceptaron su incapacidad por enfermedad, pero ahora lleva un juicio laboral donde pide ser reinstalado en su puesto de trabajo.

La pandemia también trajo otras complicaciones, con ella llegó una crisis en las cadenas de suministro que provocó escasez mundial de chips. La industria automotriz colapsó y GM fue la armadora más afectada en el país, con paros técnicos durante un tercio del 2021. Los sueldos fueron recortados al 55%, pero los descuentos por créditos y recortes, incluidas las cuotas sindicales, siguieron igual.

“La gente trabajadora no tiene la culpa del faltante de material. Hay compañeros y compañeras que están endeudados con Infonavit, tienen deudas con el banco, tienen préstamos con Fonacot. Entonces imagínate, de un salario de dos mil 100 pesos a la semana te quitan el 45% y de ahí tienes que pagar deudas ¿qué te queda? Es un hartazgo que la gente no puede controlar al interior de la planta”.

Sergio Contreras

Ernesto Gutiérrez, activista y defensor obrero, señala que la CTM es un sindicato que vela por los intereses de las empresas, ofreciendo “contratos de protección patronal” que dan discrecionalidad de las decisiones laborales sin confrontación.

Viridiana Ríos, investigadora y analista política, agrega que “en México, los inversionistas se quedan con el 65% del valor económico generado por las empresas. Esto es demasiado alto. En el resto de los países de la OCDE los inversionistas en promedio solo se quedan con el 31% y en España con solo el 30%. Es decir, invertir en México le reditúa dos veces más a los inversionistas que invertir en el resto del mundo”.

La consolidación del sindicato independiente

La primera votación para ratificar el contrato colectivo del sindicato “Miguel Trujillo López” fue en abril de 2021, pero aquellas votaciones no fueron pacíficas. El grupo que comenzaba a articularse como el SINTTIA, en compañía del grupo Generando Movimiento, denunció irregularidades como la destrucción de boletas e intimidación de los opositores a la CTM. El gobierno de Estados Unidos denunció violaciones graves a los derechos laborales de los trabajadores de GM Silao y se activó el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del T-MEC por primera vez desde su firma. El gobierno de México aceptó las anomalías y se comprometió a vigilar de cerca las próximas votaciones.

En agosto del año pasado, dos mil 623 obreros votaron para que el contrato colectivo de trabajo entre GM y el sindicato cetemista se anulara. Quedó sin efectos a partir del 3 de noviembre pasado.

Para entonces, las condiciones de trabajo en la planta de Silao se recrudecieron. Algunos trabajadores entrevistados refieren que la empresa comenzó a utilizar el sistema checador, llamado Cronos, como una manera de aumentar la productividad y controlar las salidas de las líneas de producción para ir al baño, ir a tomar agua o cualquier necesidad de los trabajadores. Los minutos fuera de su área de trabajo eran descontados. Aquí es importante mencionar que los obreros de GM en México tienen jornadas laborales de 12 horas por día.

Estas restricciones fueron más estrictas para los simpatizantes de SINTTIA que comenzaron a recolectar firmas para consolidar al sindicato independiente y poder contender en las elecciones. “Ves a los de la CTM que andan por los pasillos y sacando gente de las líneas de producción para recolectar sus firmas, pero cuando nosotros pedimos permiso se nos dice que no, que eso lo tenemos que hacer en nuestras horas de descanso”, comenta Claudia Juárez, Secretaría de Organización del sindicato independiente.

El SINTTIA logró su Constancia de Representatividad y Alejandra Morales, trabajadora del área de pintura con 11 años de antigüedad en la planta, fue nombrada como su Secretaria General.

También participaron otros tres sindicatos: el Sindicato Nacional de Trabajadores de las Industrias, Comercio y Servicios en General “Carrillo Puerto”, representado por la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), la cual no tiene trabajadores de la planta dentro de su organización; el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Automotriz y Metalúrgica en la República Mexicana, parte de la CTM, que tampoco cuenta con trabajadores de la planta afiliados y el Sindicato Nacional de Trabajadores y Empleados de la Industria del Autotransporte, Construcción de la Industria Automotriz, Autopartes, Similares y Conexos de la República Mexicana, también parte de la CTM, que sí tiene trabajadores de la planta dentro de su organización. Los últimos dos sindicatos fueron nombrados como “la coalición” en la campaña hecha por la CTM.

Apoyo nacional e internacional ante las amenazas y la opacidad

El piso disparejo que tuvo SINTTIA fue denunciado internacionalmente. La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales, AFL-CIO por sus siglas en inglés, y la organización Unifor, dos de los sindicatos más sólidos en Estados Unidos y Canadá, se posicionaron y mostraron su preocupación. 

“Según la información que hemos recibido del sindicato independiente SINTTIA y de nuestras organizaciones asociadas en México, existen razones sustanciales para dudar de que esta votación sea libre y justa. Le hacemos un llamado para que tome medidas correctivas decisivas para garantizar que todos los trabajadores de General Motors puedan emitir su voto sin interferencia de ningún tipo, intimidación o temor a represalias”, comentó Unifor en una carta al gobierno mexicano.

Días antes de las elecciones, una camioneta con tres hombres llegó a la casa de la lideresa sindical Alejandra Morales y la amenazaron de muerte si se presentaba a las elecciones. También trataron de intimidar a la secretaria de organización, Claudia Juárez, mediante un mensaje por whatsapp con una foto de sus hijos.

Esto aumentó la molestia de los sindicatos independientes en México y de varios países americanos. Más de cien líderes sindicalistas independientes acudieron a Silao como observadores de la contienda. Ninguno de los visitantes pudo ser observador. Ellos denuncian falta de claridad en la organización y convocatoria de las elecciones.

“Se ha denunciado que los sindicatos que son parte de las centrales charras, como la CTM o la CROC, han incurrido en sus prácticas de siempre, intentado comprar los votos de la gente, tratandolos de engañar para que le den la espalda al SINTTIA”, comentó la Federación de Sindicatos Independientes de la Industria Automotriz, Autopartes, Aeroespacial y del Neumático (FESIIAAAN). “Nuestra convicción es que deben ser las y los trabajadores quienes deben autogestionarse, sin injerencia de la empresa ni el gobierno, ni mucho menos de líderes corruptos”.

“Nos dijeron que si llegaba un sindicato independiente cerrarían la planta y se iría de San Luis Potosí. Pero nosotros tenemos el mejor contrato colectivo del estado. No tengan miedo de tomar su sindicato, los dirigentes deben de salir de las líneas de trabajo”, comentó Juan Pablo Hernández Lara, Secretario General del Sindicato de General Tire.

Triunfo de SINTTIA

A las 10 de la noche del 2 de febrero se cerraron las casillas instaladas en la planta. Para la 1:30 de la mañana comenzaron a circular los conteos hechos por observadores y dos horas después se conoció que hubo una participación de cinco mil 478 trabajadores de una plantilla de seis mil 232 trabajadores sindicalizados. Un total de 4 mil 192 trabajadores dieron la victoria al SINTTIA.

“Ganamos con un 76% de la votación, pero queremos que ese otro porcentaje, que tuvieron que vender su voto por necesidades que vivimos los trabajadores en la planta, también se beneficien con el próximo contrato. El sindicato es de la base trabajadora, es de ustedes”, dijo Juan Armando Fajardo, Secretario de Prensa de SINTTIA.

Alejandra Morales comenta que el nuevo Contrato Colectivo de Trabajo prevé que las cuotas sindicales se queden para beneficiar a los trabajadores y que no les sean descontadas durante los paros técnicos. También busca el aumento del salario por arriba de la inflación, para garantizar un ingreso digno.

Hasta ahora no hay comunicación entre el nuevo sindicato y General Motors Silao, aunque la empresa dijo, en un comunicado de prensa, que está dispuesta a trabajar con el nuevo sindicato y agradece la gran participación de su plantilla laboral.

“Los trabajadores nos debemos unir al 100 por ciento porque solo así podremos lograr el verdadero cambio y conseguir beneficios para todos. Todos los trabajadores merecemos un salario digno y un trato digno”, finalizó la nueva Secretaría General del SINTTIA.

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.