Ayotzinapa ¡La lucha sigue! a 8 años de la desaparición

Alumnos de la escuela normal rural Isidro Burgos Ayotzinapa / Foto: Facebook

Hoy se cumplen 8 años de aquel trágico 26 de septiembre, cuando 43 normalistas rurales iban en busca de sus derechos sin saber que no saldrían vivos de esa lucha

26 de septiembre de 2014. Un grupo de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa se dirige a Iguala, Guerrero para partir de ahí rumbo a las actividades del 2 de octubre. Un movimiento estudiantil, que como muchos otros normalistas rurales apoyaban.

27 de septiembre de 2014, no se sabe nada de los 43 normalistas de Ayotzinapa. No han vuelto a verlos hasta el día de hoy…

Lo que ocurrió en aquellos trágicos días de septiembre del 2014 no fue una casualidad. No fue un evento aislado, ni fue un grupo “de revoltosos” a quienes intentaron “calmar”. La desaparición de los 43 estudiantes, fue tan solo el desenlace que buscaron darle a la lucha de los normalistas rurales presente desde 1968.

¿Por qué se los llevaron? ¿Qué fue lo que realmente sucedió? Quizá las respuestas oficiales a estas preguntas jamás vamos a conocerlas. Pero de algo podemos estar seguros, se los llevaron por pelear por sus derechos. Desaparecieron en búsqueda de justicia…

Marcha por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa
Marcha por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa

Inicios de las normales rurales

Para explicarles porque hemos respondido así estas preguntas será necesario viajar hasta 1926. Fue durante esta época que fue fundada la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

La normal rural de Ayotzinapa surgió como muchas otras, en medio de la necesidad de formar profesores de las mismas regiones rurales capacitados no solo para enseñar las materias de educación básica. Se necesitaban profesores que conocieran y entendieran las necesidades de los campesinos, hijos de ellos mismos.

En sus inicios, los gobiernos dedicaron grandes sumas de dinero a la educación rural, sin embargo, tan solo unas décadas después esto cambió. Las escuelas rurales y los campesinos fueron abandonados nuevamente por el gobierno. El espíritu socialista y revolucionario bajo el que fueron creadas las escuelas empezó a avivarse cada vez más.

La normal rural Isidro Burgos fue fundada en una antigua hacienda de Ayotzinapa
La normal rural Isidro Burgos fue fundada en una antigua hacienda de Ayotzinapa

Conflictos con las normales rurales

Un año después de la represión estudiantil del 68, el gobierno de Díaz Ordaz atacó fuertemente a las normales rurales. En 1969 cerraron 15 de 29 escuelas normales rurales existentes en todo el país. El mandatario afirmó que estaba cerrándolas por “ser nidos de comunistas”, cuando los normalistas estaban levantando la voz debido a las precarias condiciones en las que estaban estudiando.

A estos movimientos se sumaban los campesinos que también estaban viviendo en situaciones de pobreza al verse abandonados por el gobierno. Por esta razón los gobiernos empezaron a ver a los normalistas rurales como estudiantes revoltosos.

En 1979 se empezaron a suscitar los problemas más graves en la normal de Ayotzinapa, tras haber perdido una huelga hecha por varias escuelas rurales, en la Isidro Burgos les pedían alinearse a las autoridades federales y educativas. Todo bajo la amenaza de que era el gobierno quien pagaba la educación y si no se alineaban les iban a cerrar la escuela.

Te puede interesar: “Cremaron a los 43 en funerarias”, hipótesis sobre Ayotzinapa

Algunos de los alumnos de la generación del 79 argumentaron que para ese entonces ya conocían que el gobierno cometía desaparición forzada e incluso asesinaba a los que no obedecían. Aun así, organizaron el Grupo Estudiantil Democrático de la Normal de Ayotzinapa (GEDNA) y tenían reuniones para formar un nuevo comité estudiantil.

A finales de septiembre la escuela fue tomada por hombres vestidos de negro que saquearon los dormitorios en busca de los líderes del movimiento estudiantil. Mismos que amenazaron a los pocos alumnos capturados diciéndoles que no estuvieran en contra del gobierno y la dirección.

Días después de ese ataque, el director fue removido y quienes llegaron a la dirección apoyaban a los estudiantes y las causas sociales de Ayotzinapa. Así la normal Isidro Burgos tuvo presencia en todos los actos de lucha de normales rurales.

Protesta fuera de la normal por la desaparición de los 43 desparecidos, 2014
Protesta fuera de la normal por la desaparición de los 43 desparecidos, 2014

No era un movimiento aislado

El comité se reunía para tratar las problemáticas no solo de Ayotzinapa sino de otras quince escuelas rurales. Desde ese entonces se organizaban para tomar autobuses para asistir a las marchas del 2 de octubre, poco a poco la gente se fue acostumbrando a eso.

En 1985 los alumnos organizaron un movimiento para exigir un aumento al presupuesto de alimentación, construcción de un dormitorio nuevo y reparación de los que ya existían. Así como la dotación de butacas y material didáctico. En este movimiento la policía federal ingresó a las instalaciones de la escuela para recuperar un autobús que habían tomado.

A lo largo de los años los normalistas de Ayotzinapa en conjunto con los de otras normales rurales, estuvieron en movimientos estudiantiles en busca de la solución a diversas causas. En 1988 los alumnos que montaban guardia para alertar de la posible toma de la escuela, fueron detenidos por la policía federal. En esa ocasión quienes fueron estudiantes de esa generación recuerdan que incluso hubo disparos, varios de ellos resultaron heridos e incluso un muerto, Juan Manuel Uicab Uicab.

Interior de la normal rural
Interior de la normal rural

2000

La lucha de los estudiantes siguió a lo largo del siglo XX, cada vez que se organizaban defendían causas distintas, pero todas bajo el mismo corte. El de buscar respeto a la matrícula, plazas para los egresados, reconocimiento de la organización estudiantil, aumento al subsidio alimenticio, cancelación de ordenes de aprehensión contra estudiantes etc.

Llegado el siglo XIX los problemas continuaron, así como la lucha. Para 2004 el gobierno estaba imponiendo la asignación de plazas por medio del examen de oposición. Lo cual violaba el artículo 123 constitucional que les permitía a los normalistas rurales obtener plazas en las escuelas de sus comunidades. Los alumnos se organizaron en un movimiento para exigir que no se asignaran así las plazas, situación que se extendió por dos años.

Para ese entonces el movimiento no era solo por la reducción de plazas sino también la reducción en el número de alumnos de nuevo ingreso aceptados. A las marchas y movimientos se unían varios padres de familia, organizaciones civiles y campesinos, los problemas se intensificaron cuando los recursos para la normal rural quedaron en manos de la secretaria de educación del estado.

Ya que tras las movilizaciones, el gobierno los amenazaba con quitarles el control de este recurso, lo que afectaba directamente al área de los comedores. Durante todo el ciclo escolar del 2006 al 2007 los alumnos pasaron días en que comían muy poco, si es que alcanzaban, debido a que les recortaron los recursos.

Si enumeramos tantos movimientos en los que participo la normal rural de Ayotzinapa por defenderse a sí mismos y apoyar a otras normales rurales, nos quedaríamos sin páginas.

Padre de familia contra el ejército en una protesta por los 43 desaparecidos
Padre de familia contra el ejército en una protesta por los 43 desaparecidos

El trágico 2014 en Ayotzinapa

La noche del 26 de septiembre de 2014 un grupo de 43 alumnos se dirigieron a Chilpalcingo a tomar autobuses para asistir a las marchas del dos de octubre. En el radio sonaban las noticias de un suceso normal, todo marchaba sin novedades.

Durante el último programa de radio el conductor Sergio Ocampo Arista recibió un mensaje de que en Iguala estaban atacando a los estudiantes de Ayotzinapa. No había comunicados oficiales, nadie sabía por qué habían ido a Iguala, varios periodistas se trasladaron al lugar y relataron los hechos.

Al siguiente día hubo total silencio por parte de las autoridades, había muertos y heridos, pero nadie sabía nada. Había varias versiones de que había estudiantes detenidos por el ejército, pero eran extraoficiales, existía la esperanza de que se hubieran dispersado.

De aquellas 43 almas que estaban en búsqueda de mejores condiciones para los normalistas rurales, hasta hoy no se sabe nada, y quizá nunca sabremos que paso. ¿Se los llevaron por revoltosos? Es lo que las autoridades intentaron decir, pero si pudiéramos preguntarles a ellos, contestarían lo mismo que otros egresados, se los llevaron por buscar el respeto a sus derechos…¿A dónde? Hasta ahora no han podido responder esa pregunta.

Encuentra este y otro contendido en nuestro: Semanario Atiempo Ed. 12

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.