¿Sabías que a tu perro le encanta ver tu cara de felicidad?

¡Feliz puente! Estudios científicos demuestran que los perros tienden a fijar su mirada en su dueño cuando está sonriendo, aquí te lo platicamos.

El Departamento de Medicina de Equinos y Animales Pequeños, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Helsinki, Finlandia presentó el 17 de octubre de 2017 el trabajo de investigación llamado: “El tratamiento con oxitocina nasal sesga la atención visual y la respuesta emocional de los perros hacia las expresiones faciales humanas positivas”.

El objetivo de este estudio fue explorar cómo cambia la conducta visual de los perritos cuando se les administra oxitocina. Esta hormona conocida también como la hormona del amor se relaciona con el aumento de la empatía y las conductas de acercamiento, confianza y apego, que son necesarias para los mamíferos. Además, la liberación de oxitocina estimula la producción de serotonina y dopamina. 

¿Cómo lo iban a lograr? Pues registraron los patrones de mirada de los perros al ver fotografías de expresiones faciales humanas. Estas fotos fueron obtenidas de una base de datos de una universidad que recopila fotografías de personas desde diferentes ángulos y con diferentes expresiones. Además, este fue uno de los primeros estudios en observar el tamaño de las pupilas de los perros como indicador de excitación emocional.

Se utilizó un diseño experimental intrasujetos controlado con placebo, se estudiaron a 43 perros después de haber recibido oxitocina o placebo (que era una solución salina) en aerosol nasal, al principio eran 46, pero tres de ellos no pudieron continuar en el experimento, por fallos en la calibración, por que el perrito estaba enfermo y uno porque se puso muy nervioso. 

Después se les presentaron 8 imágenes de rostros humanos masculinos desconocidos que presentaban una expresión feliz o enojada, estos estímulos se presentaron sobre un fondo negro y se utilizó el software Experiment Center 3.0. Se les presentaron de manera consecutiva durante siete segundos, pero antes de cada foto, tuvieron que llamar su atención con un péndulo y un sonido de tic-tac para que pudieran ver las imágenes.

Una vez obtenidos todos los datos, fueron analizados y arrojaron los siguientes resultados:

  • Los perritos ven la misma cantidad de veces al rostro de una persona, con placebo o sin placebo y no hay diferencia si está feliz o enojado (la persona)
  • Los perritos se fijaron menos en las caras enojadas después de la oxitocina que bajo el placebo.
  • Los perritos tienden a fijarse más en los ojos de las caras felices después de que recibieron la oxitocina, aunque sin esta, también lo hacen.
  • Al estar con el tratamiento del placebo, los perritos tienden a fijarse más en los rostros enojados que en los felices.
  • Con la oxitocina, los perritos veían directamente a los ojos de las imágenes felices más veces que a las enojadas.

¿Sabías que los perros toman la mirada directa a los ojos como una amenaza? Es por eso que cuando se encontraban bajo los efectos de la oxitocina miraban más a las caras felices que a las enojadas, desviando su atención de la amenaza y aliviándolos de la ansiedad social. Entonces, los perritos pueden ignorar situaciones de peligro para verte sonreír (si están bajo los efectos de la oxitocina).  

Además, hay otros estudios que mencionan que cuando los perritos están bajo los efectos de la oxitocina miran más al rostro de sus dueños, lo que facilita el comportamiento afiliativo de los perritos hacia sus dueños, existe una mirada mutua mediada por la oxitocina entre el perro y el dueño, promoviendo el vínculo humano-perro.

Comments are closed.