ROMANTICISMO, UN GRITO DE LIBERTAD

A finales del siglo XVIII, en Alemania nació un movimiento literario que fue en contra del exceso de racionalismo de orden y aceptación de normas: el Sturm und Drang («tormenta e ímpetu» en español). ¿Qué buscaba? Libertad de crear, de existir, de vivir. Buscaba mayor contacto con la naturaleza, una expresión libre del sentimiento.

A raíz de esta revolución, nace el Romanticismo, un movimiento cultural que marcó un antes y un después en la historia, y que sostenía una nueva forma de pensar, ofreciendo una óptica diferente del mundo. Todas las expresiones artísticas se unieron al movimiento que buscaba resaltar la importancia de los sentimientos por encima del racionalismo.

Un alma del Romanticismo, se caracteriza por la evasión del tiempo y la realidad, por su búsqueda constante de mundos diferentes. Añora los tiempos pasados porque los considera mejores. Quiere existir en un mundo guiado por los sentimientos. La expresión de la sensibilidad es su norte y su única verdad.

Una de las características fundamentales del Romanticismo, es la nostalgia y la tristeza. El autor romántico podía dejarse llevar por sus más oscuros sentimientos siempre y cuando su guía fuera la búsqueda del amor eterno y verdadero.

Comments are closed.