100 años de entrega al prójimo: Monseñor Francisco Villalobos

El Obispo Emérito es el Obispo emérito de mayor edad dentro del episcopado mexicano y uno de los más emblemáticos y queridos de la Iglesia Católica en la región noreste de México

Francisco Raúl Villalobos Padilla, Obispo emérito de la Diócesis de Saltillo celebra este 01 de febrero, sus cien años de vida.

Monseñor Villalobos, no solo es el Obispo emérito de mayor edad dentro del episcopado mexicano, sino que se ha convertido en uno de los más emblemáticos y queridos de la Iglesia Católica en la región noreste de México.

En agradecimiento a su centenario, Villalobos Padilla ofrecerá una celebración eucarística que se llevará a cabo al mediodía de este lunes en la Catedral de Santiago de Saltillo.

Los inicios de «Don Francisco»

Villalobos Padilla nació en Guadalajara, Jalisco el 1 de febrero de 1921, en un hogar profundamente cristiano. Es hijo de don Carlos Villalobos (+) y doña María del Refugio Padilla (+). Francisco Raúl fue el noveno de 13 hijos.

Desde el Jardín de Niños, dio muestras de gran aprovechamiento académico junto con su hermana María Elena. Creció como un niño alegre y piadoso, mostrando desde pequeño su sueño de ser sacerdote: su hermanita le hacía casullas de papel y él “celebraba misa”.

Vocación sacerdotal

Su vocación incrementó luego de que Francisco fuera acólito del padre Francisco Aguinaga en el templo Nuestra Señora del Carmen.

Posteriormente, ingresa al seminario, aún sin haber cumplido aún los 18 años, ingresó al Seminario. Eran los tiempos de la persecución religiosa. Por eso, los primeros tres años de formación los pasó en su propia casa y asistía clandestinamente a clases.

Fue sobresaliente en estudios, refinado en su conversación, culto en sus juicios, generoso en la ayuda académica a sus compañeros, algo que lo llevaría a llegar a estudiar a Roma.

El 2 de abril de 1949 fue ordenado Presbítero. Su ministerio sacerdotal lo desempeñó en el Seminario de Guadalajara, primero como prefecto de Latinos, luego como Director del Instituto de Vocaciones tardías y Director de la Revista Apóstol.

Llegada a Saltillo

El 9 de mayo de 1971, Villalobos Padilla fue nombrado como Obispo titular de Columnata y Auxiliar de Saltillo.

Posteriormente, el 28 de octubre de 1975, Monseñor Francisco Raúl Villalobos Padilla tomó posesión como Obispo Titular de la Diócesis de Saltillo.

«Su sencillez, su don de gentes, su entrega absoluta a su misión le ganaron el respeto y aprecio no sólo de la grey católica, sino de los saltillenses todos. Si alguna pequeñísima tacha se le podía poner a Su Excelencia era sólo la extensión de sus sermones, que se prolongaba quizás un poco mucho».

Armando Fuentes Aguirre «Catón»

Labor pastoral

Dentro de su labor, destaca su participación en la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Puebla por elección del Episcopado Mexicano. Impulsó el trabajo de la pastoral vocacional y fortaleció el Seminario Menor; fundó la Escuela Secundaria y de Bachilleres “Julieta Dávila” para los seminaristas (hoy Instituto San José); instituyó y realizó la fundación y la construcción del Seminario Mayor, iniciando con el Curso Introductorio, y después los Institutos de Filosofía y Teología. Como fruto de su trabajo pastoral ordenó un gran número de sacerdotes.

Asimismo cimentó las bases para la creación de la Diócesis de Piedras Negras, donde también fundó el Seminario Auxiliar de Piedras Negras. Al ver las necesidades pastorales en la diócesis, creo rectorías y un gran número de parroquias al servicio de los fieles.

El 31 de diciembre de 1999, siguiendo el canon Católico, presentó su renuncia ante el Papa Juan Pablo II. El 20 de marzo del 2000 le entregó la posesión de la Diócesis a Fray Raúl Vera López, O. P., desde entonces es Obispo Emérito de Saltillo.

Jóvenes de Saltillo festejan al Obispo Emérito

Llegada la noche de este 31 de enero, un pequeño grupo de jóvenes de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Saltillo se dio cita a las afueras de la Casa del Sacerdote, morada de Monseñor Villalobos, para cantarle las «mañanitas».

Además, en una muestra de afecto y reconocimiento, entonaron la canción «Amigo», que hiciera inmortal el cantautor brasileño Roberto Carlos.

«San siempre luz del mundo y sal de la Tierra en todas las circunstancias en las cuales está urgiendo el mundo entero, tan llego de tragedia y de simulaciones, de falsedad. (Sean) testigos de la verdad, del amor y la misericordia»

Mensaje de Monseñor Villalobos Padilla

En ATiempo nos comprometemos a hacerte llegar información veraz y de valor por medio de todos los medios digitales. Es por eso que te invitamos a seguirnos en YoutubeFacebookTwitterInstagramWhatsAppTelegram y por nuestro newsletter ATiempo.Tv para que tengas acceso a contenido de calidad, entrevistas a personajes importantes en temas como economía, política entre otros, sin olvidar videocolumnas hechas por expertos en diferentes materias. Nuestro material gráfico e información siempre acorde a las nuevas tendencias del periodismo y la comunicación.

Comments are closed.