DÍA MUNDIAL CONTRA LA HEPATITIS

El Día Mundial contra la Hepatitis es una oportunidad para intensificar la lucha internacional contra la hepatitis, alentar la actuación y la participación de personas y hacer hincapié en la necesidad de una mayor respuesta mundial, como se explica en el Informe mundial sobre la hepatitis publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2017.

Se eligió el 28 de julio por ser el día del nacimiento del Dr. Baruch Blumberg, laureado con el Premio Nobel, mismo que, descubrió el virus de la hepatitis B e inventó una prueba diagnóstica y la vacuna.

HEPATITIS EN COAHUILA

Coahuila no está dentro de los primeros lugares en el país, este padecimiento tiene apenas 22 casos en lo que va del año.

La hepatitis C genera complicaciones mortales como la cirrosis hepática o el cáncer hepático; la primera es una de las 10 causas de muerte en México.

Hasta lo que va de 2019, solo de este padecimiento se han detectado 106 casos, los cuales, hay una gran posibilidad que tengan hepatitis C sin siquiera saberlo

De acuerdo con el Doctor Juan Salinas, epidemiólogo de la Secretaría de Salud de Coahuila, la mayor parte de los infectados son usuarios de drogas como la heroína y aumenta la posibilidad con las personas tatuadas con máquinas hechizas.

“La hepatitis es de los virus que más atacan al hombre. Desde la A hasta la E se transmite por vía oral y las demás tiene que forzosamente entrar por la sangre”, señaló el doctor.

Además, si las personas se inyectaron antes de 1985 con jeringas de vidrio reutilizables, lo más recomendable es que se hagan unos análisis para saber cuál es su estado de salud.

TIPOS DE HEPATITIS

La hepatitis es la inflamación del hígado. Sus causas pueden ser infecciosas, como las hepatitis virales o no infecciosas que se dan por el consumo de bebidas alcohólicas, obesidad, enfermedades autoinmunes, fármacos, reacciones alérgicas, entre otros.

 Los científicos han identificado cinco virus de la hepatitis designados por las letras, A, B, C, D y E. Todos causan enfermedades hepáticas, pero se distinguen por varios rasgos importantes.

El virus de la hepatitis A (VHA) está presente en las heces de las personas infectadas y casi siempre se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. Se puede propagar también por ciertas prácticas sexuales. En muchos casos la infección es leve, y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra infecciones futuras por este virus. Sin embargo, las infecciones por el VHA también pueden ser graves y potencialmente mortales. La mayoría de los habitantes de zonas del mundo en desarrollo con saneamiento deficiente se han infectado con este virus. Se cuenta con vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHA.

El virus de la hepatitis B (VHB) se transmite por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos. Otra posibilidad es la transmisión mediante transfusiones de sangre y productos sanguíneos contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. El VHB también plantea un riesgo para el personal sanitario cuando este sufre pinchazos accidentales de aguja mientras asiste a personas infectadas por el virus. Existe una vacuna segura y eficaz para prevenir esta infección.

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite casi siempre por exposición a sangre contaminada, lo cual puede suceder mediante transfusiones de sangre y derivados contaminados, como las inyecciones durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. La transmisión sexual también es posible, pero mucho menos común. No hay vacuna contra la infección por el VHC.

Las infecciones por el virus de la hepatitis D (VHD) solo ocurren en las personas infectadas con el VHB; la infección simultánea por ambos virus puede causar una afección más grave y tener un desenlace peor. Hay vacunas seguras y eficaces contra la hepatitis B que brindan protección contra la infección por el VHD.

El virus de la hepatitis E (VHE), como el VHA, se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. El VHE es una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo y cada vez se lo reconoce más como una causa importante de enfermedad en los países desarrollados. Se han obtenido vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHE, pero no tienen una distribución amplia.

INFORMACIÓN: OMS, VANGUARDIA E IMSS

Comments are closed.