COVID-19: NOS MUESTRA QUE NO HEMOS AVANZADO EN CUANTO A RACISMO

Con mascarillas, cientos de afrodescendientes en el mundo entero protestaron por la muerte de Floyd bajo custodia policial en Estados Unidos. Esto reavivó el debate sobre las desigualdades estructurales entre personas blancas y negras en el país. 

Una de cada cuatro personas se identifica como afrodescendiente en América Latina, y no es secreto que son “la minoría excluida más grande de la región”. En 10 países de América Latina hay más personas afrodescendientes que no afrodescendientes en los barrios pobres o favelas. Cerca del 64% de los integrantes de hogares afrodescendientes completaron la educación primaria contra un 83% de la población no afrodescendiente. Los niveles de desempleo de los afrodescendientes son más altos en todos los países de la región. Todo esto lo confirma el Banco Mundial con datos compilados hasta 2018.

Acciones sabidas en New York, como: un niño negro de 8 años fue esposado por llevar un palo, un niño negro de 11 años fue detenido y registrado después de un apretón de manos, un joven negro de 17 años fue empujado contra una cerca por llevar una mochila, son solo algunas denuncias de mala conducta contra los agentes del Departamento de Policía de Nueva York, según un informe de la Junta de Revisión de Quejas Civiles (CCRB por sus siglas en Inglés).

De acuerdo con el informe de la CCRB, de 112 denuncias investigadas que involucran a jóvenes negros, el 29% fueron verificadas; el 42% no tenía fundamento, lo que significa que no hay pruebas suficientes para determinar si ocurrió una mala conducta; 13% fueron exonerados, es decir, que la conducta ocurrió pero no fue inapropiada; y el 10% eran infundadas, lo que significa que se descubrió que la presunta conducta no había ocurrido.

Ante estas evidencias de discriminación racial, las madres afroamericanas tienen la dolorosa tarea de tener “la conversación” con sus hijos a temprana edad. Esta conversación no hace referencia a la educación sexual, sino a las reglas que deben seguir los afrodescendientes en la sociedad para no ser atacados injustamente, aún estando en pleno siglo XXI.

A pesar de que los ciudadanos afrodescendientes lleven a cabo las “reglas” del juego, esas no salvaron a Floyd, ni a muchos que han padecido el mismo maltrato. La diferencia la marca que ahora hay mas medios que están comunicando acciones como éstas y permitiéndonos a todos ser espectadores.

En ATiempo nos comprometemos a hacerte llegar información veraz y de valor por medio de todos los medios digitales. Es por eso que te invitamos a seguirnos en Youtube, Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, Telegram y por nuestro newsletter ATiempo.Tv para que tengas acceso a contenido de calidad, entrevistas a personajes importantes en temas como economía, política entre otros, sin olvidar videocolumnas hechas por expertos en diferentes materias. Nuestro material gráfico e información siempre acorde a las nuevas tendencias del periodismo y la comunicación.

Comments are closed.