Semana de la Salud Mental: ¿Cómo afectó el COVID-19 a la Salud Mental de los Coahuilenses?

En ATiempo.Tv te presentamos la primera Semana de la Salud Mental, donde recorreremos durante 5 días el panorama en relación a la salud mental de los coahuilenses.

En esta tercera parte te presentamos algunos de los problemas que se han visto durante la cuarentena ¿aumentaron los casos de ansiedad? ¿aumentaron los de depresión? ¿Cómo están las familias? 

Te invitamos a leer la segunda parte: ¿Dónde pido ayuda?

La salud mental y el COVID-19

Durante el primer trimestre de 2020, El Gran Encierro por la pandemia causada por el COVID-19, tomó las riendas de la vida cotidiana y destapó la situación de los países en materia de salud, dejando a la vista la necesidad de reforzar el sistema de salud en México y la importancia de la salud mental en la sociedad. Según la opinión de varios psicólogos y psiquiatras de la entidad, los casos de ansiedad y depresión han incrementado.     

Juan Carlos Berlanga, psicólogo especializado en terapia familiar asegura que dentro de su consultorio se han acercado pacientes sufriendo de ataques de ansiedad o ataques de pánico, debido a la pandemia, “tuve un alumno que cuando lo diagnosticaron entró en crisis total porque pensaba que se iba a morir” comentó.

“Debajo hay muchas otras situaciones que están afectando a las personas que hacen que se sientan ansiosos, como la posibilidad de morir, la posibilidad de contagiarse o de contagiar a sus seres queridos; el salir a algún lado y estar con la paranoia de que necesito cuidarme, es una realidad que se puede volver un poco caótica, pero siempre y cuando la persona sepa manejar esa ansiedad. No se trata de evitarla, se trata más bien de enfrentarla”, comenta Amador Zúñiga, psicólogo especializado en inteligencia emocional.

Además de que se han presentado casos de depresión y ansiedad durante la pandemia, también se ha visto un aumento en los trastornos relacionados con el uso de drogas y otras sustancias psicoactivas, pero ¿tiene algo que ver con el encierro?

Sandra Miranda, psicóloga especializada en suicidología comenta que es la forma en la que las personas pueden manejar la ansiedad, “la manera más clara de ver eso fue el año pasado cuando empezaron a prohibir la venta de alcohol, que la gente entró literalmente en pánico (…) y cuando se acababa, en realidad implicaba todavía más estrés, por que aquello que me llegaba a relajar en determinado momento, que es el alcohol, o algún tipo de droga, ya no hay, pues ahora ¿que hago?

Juan Carlos Berlanga agrega que un factor importante para las personas que tienen algún tipo de adicción es la socialización, el ser funcional en una sociedad te obliga a limitar la adicción, esto quiere decir que, por ejemplo, una persona que constantemente ingiere alcohol, deja de tomar los días entre semana debido al trabajo, pero con los horarios intermitentes del trabajo en casa llega a tomar en horario laboral.

Aunado al cambio de rutina con la llegada del Home Office generalizado desembocó en un cambio de realidad y una convivencia forzada con la familia. Berlanga explica que durante estos tiempos de pandemia, las personas regresaron al núcleo familiar, jóvenes que estudiaban fuera de la ciudad regresaron a su ciudad natal, los padres trabajadores regresaron al hogar debido al cierre de las actividades no esenciales “todo este cambio generó un reacomodo en las familias y eso se vuelve complejo por que es una readaptación a la realidad familiar, si nosotros ya teníamos un modelo donde alguien vivía lejos de casa, en donde ya se habían establecido reglas, ciertos acuerdos de cómo se iba a funcionar sin esa persona que ya no entraba en esa dinámica, significa reacomodar y reajustar todos estos arreglos a una realidad nueva, el reajuste siempre genera conflicto”. 

Dentro de la dinámica familiar con el encierro, se añade la limitación de grupos en los que los integrantes se desenvuelven, haciendo a la familia el grupo principal ¿Cuál es el problema? “El problema es que cuando nosotros tenemos varios grupos y podemos darle tiempo a estos grupos podemos liberar conflictos”. Por ejemplo,  cuando se crea un conflicto porque alguno de los hijos no acató las órdenes de los padres, en un contexto normal, los padres pueden tener tiempo para pensar, el hijo se va a la escuela, se relaja la situación y se vuelven a ver con un estado anímico diferente. 

“Pero como no existe este tiempo fuera en esta situación, el conflicto se mantiene y permanece y se convierte en más fricción entre los integrantes de la familia y no hay este tiempo donde se escucha la campana, como en la lucha, cada quien a su esquina y respiren y descansen. No se está dando esto, y los conflictos siguen creciendo”, menciona Berlanga, quien añade que también se han incrementado los casos de infidelidad, debido a la sobrecarga y el sentimiento de invasión por parte de sus parejasEsto no es una justificación, ni quiere decir que esto suceda a raíz de la pandemia, sino que son cuestiones que ya traemos antes, pero se agravan en el momento en el que aparece todo esto”.

En esto concuerda la psicóloga Sandra Miranda, que aunque asegura que han llegado nuevos pacientes a su consultorio con problemas de ansiedad, no muchos lo relacionan con problemas por el COVID-19 sino que son situaciones que se han dado desde mucho antes.

Hay que recordar que sentirse triste, estresado, confundido, asustado o enfadado es normal y no es sano reprimir estos sentimientos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) brinda ciertas recomendaciones para lidiar con el estrés debido al COVID-19 para cuidar de la salud mental:

  1. Cuando se tengan sentimientos relaciones con el estrés, la ansiedad o la tristeza, hablar con personas de confianza como familia o amigos, puede ayudar.
  2. Si no puede salir de casa, es recomendable mantener un estilo de vida saludable, lo que significa mantener una dieta apropiada, dormir, hacer ejercicio y mantenerse en contacto con familiares y amigos.
  3. No entrar en pánico con lo que se habla en las noticias. Infórmese sobre los hechos, trate de reunir información que le permita conocer su nivel de riesgo para tomar preocupaciones reales. Busque información en fuentes confiables como la OMS.
  4. Limite su tiempo para ver noticias para evitar altos niveles de preocupación y nerviosismo.
  5. Utilice capacidades que le hayan funcionado antes para sobrellevar situaciones difíciles.  

Hay problemas familiares, de pareja y de adicciones, todo eso por la pandemia ¿Quién lo diría? Mañana no te pierdas: “Los hombres y su salud mental” ¿por qué los hombres? ¿Por qué no las mujeres? ¿Sabías que en los últimos años, el número de hombres internados en los centros psiquiátricos en Coahuila ha sido mayor al de las mujeres? 

En ATiempo nos comprometemos a hacerte llegar información veraz y de valor por medio de todos los medios digitales. Es por eso que te invitamos a seguirnos en YoutubeFacebookTwitterInstagramWhatsAppTelegram y por nuestro newsletter ATiempo.Tv para que tengas acceso a contenido de calidad, entrevistas a personajes importantes en temas como economía, política entre otros, sin olvidar videocolumnas hechas por expertos en diferentes materias. Nuestro material gráfico e información siempre acorde a las nuevas tendencias del periodismo y la comunicación.

Comments are closed.