SU CUERPO NO NECESITA AZÚCAR

la doctora Marián García (Boticaria García), doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid, graduada en Nutrición Humana y Dietética recomienda directamente aprender a vivir sin azúcar.

Sánchez asegura que el mayor mito sobre el azúcar es que resulta indispensable para el ser humano; pero “por mucho que lo hayamos escuchado”, resalta, “nuestro cuerpo no necesita azúcar para vivir, sino glucosa. Y la glucosa se puede obtener a partir de muchas fuentes naturales y más saludables que el azúcar”.

Otro de los principales mitos es la extendida creencia de que productos como el azúcar moreno, panela, miel o el sirope de agave son una alternativa saludable al azúcar, cuando, en realidad, el porcentaje de azúcares libres que contienen es similar.

Por ejemplo, una persona que beba un refresco o una bebida energética puede llegar a ingerir de golpe entre 35 y 70 gramos de azúcar sin casi percibirlo.

En este punto es importante distinguir entre el azúcar intrínseco y el azúcar libre. El primero es el propio de los alimentos. Por ejemplo, una naranja lleva azúcar, pero es el azúcar propio del alimento, cuya liberación en el organismo será más lenta debido a la presencia de fibra, entre otras cuestiones, según los expertos. “Sin embargo, si convertimos la naranja en un jugo, su azúcar pasa a ser un azúcar libre y se comportaría en nuestro organismo como el azúcar añadido. Esto es algo que mucha gente desconoce”, agrega García.

Solo el 20 % del azúcar libre que consumimos se lo añadimos directamente a la comida. El resto se encuentra oculto en los alimentos

Según explica el Dr. Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS, “el azúcar no es necesario desde el punto de vista nutricional. La OMS recomienda que si se ingieren azúcares libres, estas aporten menos del 10 % de las necesidades energéticas totales.

“Lo que si está claro es que su consumo excesivo se asocia a un mayor factor de riesgo en la aparición de diferentes tipos de cáncer”, añade García.

Consejos prácticos

1. Consuma más productos naturales y frescos.

2. Coma lo menos posible alimentos ultraprocesados.

3. Acostúmbrese a los sabores convencionales de los alimentos.

4. Consuma fruta, no jugos.

5. Elija el agua como bebida principal.

Comments are closed.