SEGÚN ESTUDIO, DE ACUERDO AL GÉNERO, LAS CAPACIDADES OCULARES SON DISTINTAS

Existen cientos de estudios que certifican que entre ambos géneros existen diferencias significativas, entre ellas, encontramos algunas directamente relacionadas con los sentidos del olfato, el oído y la vista.

Es un hecho que los hombres y las mujeres tienden a atribuir diferentes tonos a los mismos objetos, mientras las mujeres ven un color turquesa, los hombres ven un tono más de verde. Los investigadores creen haber descubierto el por qué.

Entre tantos experimentos, un grupo de científicos de la Universidad de Nueva York, realizaron un estudio con el fin de demostrar que hombres y mujeres presentaban capacidades oculares distintas, lo que daría como resultado, entre otros, que las mujeres vean más colores que los hombres. 

También un estudio dirigido por el profesor de psicología del Brooklyn College, Israel Abramov, determinó que la diferencia se debe a las necesidades y costumbres de nuestros antepasados, quienes por supervivencia, debía distinguir elementos diferentes de su entorno directo.

Los científicos de la Universidad de Nueva York, contaron con una muestra de voluntarios con características de visión similar, a quienes se les pidió describir espectros distintos. Los resultados apoyan la hipótesis de la visión del cazador-recolector, que sostiene, que los sexos desarrollaron distintas habilidades psicológicas para adaptarse a sus papeles prehistóricos, dijo el equipo.

El experimento determinó que las mujeres tienen mayor capacidad para discriminar y diferenciar colores, ya que, frente a la imprecisión de los hombres para distinguirlos, las descripciones de ellas eran mucho más exactas.  Los hombres no eran precisos en sus respuestas y les costaba distinguir diferencias de colores; las mujeres no. Ellos, sin embargo, podían diferenciar mejor cuando una forma se modificaba, lo que significa una atención mayor al detalle.

La cantidad de Andrógenos y receptores (encargados del procesamiento de imágenes) en el cerebro de ambos géneros es lo que marca la diferencia. 

«En la mayor parte de los hombres, el espectro visible requiere una longitud de onda ligeramente más larga que las mujeres con el fin de experimentar el mismo tono», concluyó el equipo en el estudio.

En el estudio dirigido por el profesor, Israel Abramov, se investigó a adultos jóvenes con visión normal.

Los hombres del estudio mostraron «una sensibilidad significativamente mayor para los detalles finos y los estímulos de movimiento rápido», podríamos apuntar a que sus antepasados cazadores «tendrían que detectar posibles depredadores o presas desde lejos y también identificar y clasificar estos objetos con mayor facilidad.»

Mientras tanto, la visión de las mujeres «recolectoras» puede haberse adaptado mejor en el reconocimiento de los objetos estáticos y su diferenciación como las bayas silvestres.

Comments are closed.