OBTENER DIAGNÓSTICO DE AUTISMO TARDA 2.5 AÑOS EN MÉXICO

En México un diagnóstico de trastorno del espectro autista tarda hasta dos años y medio en obtenerse, tiempo en el que pueden llegar a visitarse 11 especialistas, afirmó la psicóloga Judith Vaillard Martínez.

Explicó que este trastorno es una alteración neuronal que se manifiesta de manera clara entre los 18 y 36 meses de edad, aunque puede haber síntomas observables desde antes del primer año de vida cuando los niños no responden a la sonrisa social.

Agregó que esta condición impacta en el funcionamiento cerebral y se caracteriza por fallas persistentes en la relación social, así como por patrones de conducta repetitivos, intereses limitados y sensibilidad a los estímulos sensoriales.

En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que se conmemora este 3 de diciembre, Vaillard Martínez destacó que en muchos servicios de primer nivel los médicos no conocen las características del autismo, lo que suele retrasar el diagnóstico del mismo.

Al respecto, señaló que de acuerdo con un estudio del Instituto Nacional de Psiquiatría, en el país los padres tardan hasta dos años y medio en obtener un diagnóstico de autismo. «Entre más rápido se atienda a un niño con autismo la calidad de vida puede mejorar sustancialmente»

Detalló que según el estudio, sólo el 4.1 por ciento de la población estimada con autismo es atendido por el sector salud y que en promedio los papás visitan hasta 11 especialistas antes de llegar a un diagnóstico certero.

En México, según datos de Eric Fombone, uno de cada 115 niños presenta este trastorno. Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) maneja uno por cada 160 habitantes.

Finalmente, la directora general de Domus Instituto de Autismo A.C. señaló que el autismo es reconocido como una discapacidad a pesar de que las personas con esta condición tienen un nivel de funcionamiento adecuado.

«La definición actual de discapacidad se refiere a personas que presentan limitaciones en algún área y frente a las barreras de participación que impone el entorno, la persona con autismo tiene limitaciones para la comunicación social.Eso le dificulta su participación en todo en la educación en el trabajo y las relaciones sociales».

Comments are closed.