LAS TELAS AVALADAS POR LA CIENCIA PARA HACER TAPABOCAS CASEROS

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que el uso de la mascarilla o el tapabocas pueden evitar el incremento de casos positivos por coronavirus en el mundo, debido a que su uso evita que fluidos como la saliva tengan contacto con otra persona y esta resulte infectada.

Teniendo en cuenta la escazes de tapabocas durante la cuarentena, la idea de hacerlos en casa ha sido la solución más eficaz para la protección contra el virus, por ello, un grupo de científicos estadounidenses se dio a la terea de investigar qué materiales que se encuentren en el hogar son los que mejor funcionan para la fabricación de estas mascarillas.

Los investigadores midieron la eficiencia de telas como la seda, la gasa, la franela y distintos tejidos sintéticos, descubriendo que “las múltiples capas de una mezcla de telas funciona mejor contra las partículas de un aerosol entre 10 nm y 10 μm”, lo que abarca todo tipo de virus y gérmenes.

En la investigación publicada por la American Chemical Society (ACS) o Sociedad Estadounidense de Química, una sociedad científica, con sede en Estados Unidos que apoya la investigación científica en el campo de la química, aseguraron que se estudiaron 15 tipos de telas diferentes.

‘‘Esto incluyó diferentes tipos de algodón (80 y 600 hilos por pulgada), edredón de algodón, franela (65% algodón y 35% poliéster)‘‘ entre otras, para lograr un análisis completo.

‘‘El algodón, el material más utilizado para las máscaras de tela, se desempeña mejor con densidades de tejido más altas (es decir, recuento de hilos) y puede marcar una diferencia significativa en la eficiencia de la filtración‘‘ señalaron en el estudio.

Asimismo, el estudio también señaló que las muestras tomadas con filtración de partículas de aerosol arrojaron que tanto el algodón, como la seda natural y la gasa pueden proporcionar una buena protección, generalmente por encima del 50 por ciento, siempre y cuando tenga un tejido apretado.

‘‘Materiales como la seda y la gasa son particularmente efectivos, considerando su pureza, para excluir partículas. Una seda de cuatro capas, usada, por ejemplo, como bufanda, fue sorprendentemente efectiva con una eficiencia promedio de 85 por ciento‘‘ aseguraron los investigadores.

El informe aseguró que para futuros estudios tomarán en cuenta factores como la humedad, el diseño y la implicación del lavado repetitivo de los tapabocas para conocer si la protección cambiaría con el tiempo o seguiría siendo la misma.

Comments are closed.