ENFERMEDADES VENÉREAS QUE DEBERÍAN PREOCUPARLE MÁS

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) configuran un problema sanitario común que muchas veces se pasa por alto, dados su carácter vergonzante y una preocupante tendencia a la automedicación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en este contexto, ha lanzado una alerta global en razón de que la epidemia del VIH y sus consecuencias han opacado la presencia de otras patologías igualmente graves que la gente termina desconociendo e incluso considerando una afectación menor.

1. Clamidiasis

La Clamidia trachomatis es una bacteria que tiene gran afinidad por los tejidos genitales y es la principal causa de enfermedades bacterianas de transmisión sexual en adultos. Afecta el pene, la vagina, el cuello uterino, el ano, la uretra, los ojos y la garganta. Se transmite por sexo vaginal, anal u oral, pues la bacteria se concentra en el semen, el líquido preeyaculatorio y las secreciones vaginales.

Entre los síntomas están ardor al orinar, dolor durante las relaciones sexuales o en la región pélvica, flujos vaginales de color amarillo y olor fuerte, sangrado entre períodos menstruales y, en casos extremos, secreciones purulentas o lechosas. La mayoría de los afectados no presentan síntomas, por lo que pueden desconocer que padecen la enfermedad.

El diagnóstico se hace mediante un examen o con pruebas de laboratorio, y su tratamiento siempre incluye el uso de antibióticos y controles médicos. Entre las complicaciones están, en las mujeres, la enfermedad pélvica inflamatoria, los embarazos ectópicos y la infertilidad.

2. Herpes genital

Es una enfermedad muy común, causada por el virus del herpes simple tipo 1 o tipo 2. Se calcula que una de cada seis personas entre los 14 y los 49 años lo tiene, y se transmite por relaciones sexuales, anales, vaginales u orales. La forma más común es el contacto con personas que presenten lesiones activas por el virus (ampollas o llagas) o a través de secreciones genitales e, incluso, la saliva.

Entre los síntomas están dolor intenso y ampollas dolorosas en áreas genitales que se pueden convertir en llagas. En casos agudos puede haber inflamación de ganglios, y en ocasiones se presentan dolor, escalofrío, fiebre y sensación de cansancio. Los síntomas aparecen de dos a tres días después de contraer la infección, aunque a veces puede tardar años.

Como el herpes oral es causado por el virus tipo 1, puede transmitirse de la boca a los genitales por relaciones sexuales orales. El diagnóstico es clínico, y no existe una cura; sin embargo, algunos medicamentos pueden prevenir o disminuir la duración de los brotes.

3. Sífilis

Esta enfermedad es producida por la Treponema pallidum, una bacteria que se transmite principalmente por contacto sexual y actúa en diferentes órganos: entre 2 y 6 semanas después de incubarse produce úlceras indoloras parecidas a una herida abierta en los genitales. Esta lesión se conoce como chancro y por lo general se cura en pocas semanas.

Luego se inicia la sífilis secundaria, que aparece hasta seis meses después de la desaparición del chancro y se caracteriza por dolor de cabeza, fiebre, ganglios crecidos y lesiones rosadas y sin dolor en manos y plantas de los pies, además de verrugas cerca de donde se formó el chancro. Estas lesiones son sensiblemente contagiosas.

Luego, la sífilis entra en una tercera fase, que aparece entre 1 y 20 años después. Los órganos comprometidos son el cerebro y la médula espinal, aunque también puede haber trastornos oculares y del corazón. En esta etapa puede producir la muerte. El tratamiento se basa en antibióticos tempranos, después de identificar la presencia de la bacteria o cuando se sospeche.

Comments are closed.