CIENTÍFICOS ELABORAN VACUNAS CONTRA CISTICERCOSIS PORCINA

Científicos de Australia, Inglaterra, España y México enfocan sus esfuerzos en la elaboración de vacunas para cerdos, ya que es un medio de transmisión de cisticercosis al ser humano, debido al consumo de su carne contaminada. El especialista José Luis Molinari reportó esa primera vacuna en la revista Veterinary Parasitology en 1997, pero entonces contenía el conjunto completo de antígenos del cisticerco, lo cual no es estrictamente necesario, ya que basta con incluir solo los fragmentos (péptidos) que inducen la respuesta inmunitaria para tener una inmunización eficaz.

Edda Sciutto, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y otros de sus colegas, en conjunto con la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, elaboraron en 2003 otra versión, que era sintética, de la vacuna basada en tres péptidos.

Ese tratamiento fue evaluado en zonas rurales de Puebla en 240 cerdos y logró reducir a la mitad los animales infectados, y en 97 por ciento los cisticercos alojados.

Otra versión de la vacuna tiene las mismas proteínas, pero en vez de síntesis química, emplearon tecnologías de recombinación de ADN para producirla en bacterias. La sustancia fue evaluada mediante necropsias a mil 47 cerdos que la habían recibido, y se pudo detectar que disminuyó 54 por ciento la infección y 87 por ciento la carga parasitaria.

La vacuna recombinante inyectable actualmente aplica dentro de un programa piloto dirigido al control de la teniascisticercosis, y es financiado por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural; comenzó en 2009 en Guerrero bajo la dirección de Aline Aluja, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

La tarea no es tan fácil en naciones en desarrollo porque las vacunas deben ser no sólo inmunológicamente efectivas, sino además de bajo costo y aplicación.

INFORMACIÓN: NOTIMEX

Comments are closed.