Muere Eduardo Flores, charro juvenil de Saltillo

Los jóvenes eran destacados integrantes de la charrería, perdieron la vida después de ser arrollados.

El inesperado y trágico fallecimiento de Eduardo Flores González, charro juvenil, llenó de pesar y dolor a sus familiares, amigos y conocidos en el ambiente de la charrería.

El Consejo Directivo Nacional de la Federación Mexicana de Charrería lamentó su sensible pérdida y expresó sus condolencias a sus padres Edith González y Pedro Flores, y a sus hermanos Alejandro y Alejandra, deseándoles fortaleza y resignación.

Eduardo, de 22 años, era una de las brillantes promesas de la charrería de Coahuila y del país. Durante el 2018 su fortaleza, su temple y su valor fueron las virtudes que le hicieron ganar el Primer Lugar Individual en la Suerte Charra Paso de la Muerte.

Eduardo Flores González, admirado jinete, murió atropellado la madrugada del sábado en la avenida Paseo de la República, en Querétaro, junto con José Luis Aboites Pérez “Pepito”, de 20 años, que también fue un destacado charro a pesar de su corta edad.

La FMC hizo llegar su tristeza a los padres de “Pepito”, la señora Elizabeth Pérez y José Guadalupe Aboites, y a sus hermanas Iliana Elizabeth, Diana y Valentina.

Asimismo, la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León lo recordó como uno de sus destacados alumnos, mientras que agrupaciones de charros de Guanajuato expresaron su consternación por la muerte de uno de los talentos charros del estado.

En ATiempo nos comprometemos a hacerte llegar información veraz y de valor por medio de todos los medios digitales. Es por eso que te invitamos a seguirnos en Youtube, Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, Telegram y por nuestro newsletter ATiempo.Tv para que tengas acceso a contenido de calidad, entrevistas a personajes importantes en temas como economía, política entre otros, sin olvidar videocolumnas hechas por expertos en diferentes materias. Nuestro material gráfico e información siempre acorde a las nuevas tendencias del periodismo y la comunicación.

Comments are closed.