CUANDO SE LLEGA AL MUNDO CON COVID-19, O BAJO SOSPECHA DE PORTARLA

El director del Hospital Materno Perinatal Mónica Pretelini, José Anaya Herrera, cuenta los altos riesgos de contagio que tienen algunos recién nacidos.

El médico añade que lamentablemente el contagio por COVID-19 no es la única amenaza en un feto, también está latente cuando la madre padece problemas respiratorios, pues esto puede obligar a que el parto sea prematuro.

En el área COVID llega la hora de comer de los recién nacidos. La leche materna permanece en un banco de leche, algunos tendrán que ingerirla a través de una sonda, pues su problema respiratorio los mantiene con unos diminutos tubos de oxígeno que ayudan medir su respiración.

Otros, los más estables, podrán beber la leche desde una jeringa mientras la enfermera les da palmaditas en la espalda para provocar un eructo. Todos permanecen en sus incubadoras de terapia intensiva para neonatos.

Son tan pequeños para enfrentar una pandemia que está cambiando al mundo; es difícil creer que la enfermedad que reporta más de 340 mil personas fallecidas a nivel mundial, la tengan estos cinco seres que acaban de ver su primera luz y que hoy duermen como si estuvieran en los brazos de su madre.

Comments are closed.