CORONAVIRUS: QUÉ SE SABE DE LAS MUTACIONES DEL VIRUS DEL COVID-19

La batalla contra el covid-19 no solo se libra en las salas de emergencia. En enero, investigadores de China divulgaron la primera secuenciación del genoma del virus. Desde entonces y hasta la fecha, más de 18.000 genomas del SARS-CoV-2, secuenciados por investigadores en diferentes países, se han depositado en una plataforma pública que permite compararlos y analizar sus diferencias. Los científicos unen esfuerzos a nivel global en otra tarea monumental: descubrir cómo está mutando el virus que causa la enfermedad, el SARS-CoV-2.

Compartir abiertamente esa información es crucial. Permite saber no solo desde dónde y cuándo llegó el virus a un determinado lugar, sino ayudar a combatirlo.

Al secuenciar el genoma de un virus ARN los científicos determinan el orden de los cuatro componentes básicos químicos, las llamadas «bases», simbolizadas por las letras A,G,C y U, que forman la molécula de ARN.

Y al comparar las diferentes secuencias es posible identificar mutaciones, que, para hacerse una idea, podrían considerarse como errores tipográficos que ocurren durante el proceso de copia.

Sin embargo, la palabra mutación no necesariamente debe ser motivo de alarma.

Recientemente varios medios informaron sobre un trabajo preliminar en torno al tema del Laboratorio Nacional de Los Alamos, en Estados Unidos, aún no revisado formalmente por pares (científicos independientes a la investigación).

El estudio indica que una mutación en una de las proteínas del virus lo haría más contagioso.

Sin embargo, varios expertos aseguran que aún no hay consenso sobre si una de las mutaciones del nuevo coronavirus es más peligrosa que otras.

En otras palabras, la hipótesis es posible en principio, pero la evidencia en el estudio no lo demostraría.

Vincent Racaniello, profesor de microbiología de la Universidad de Columbia, advierte sobre el error en los medios de magnificar la importancia de cada mutación.

«Por el momento solo hay una cepa de SARS-CoV-2», asegura Racaniello en su blog virology.ws.

«Cepa» es un término usado a veces en microbiología en forma más laxa como «variante».

Sin embargo, para Racaniello, debe reservarse estrictamente para variantes con propiedades biológicas diferentes y hasta ahora «nadie ha demostrado» que exista un virus aislado de algún paciente con esas características.

Hasta ahora, según el investigador, «los virus aislados de muestras de pacientes son diferentes en la secuencia de sus genomas pero tienen las mismas propiedades biológicas, por lo que son la misma cepa».

Comments are closed.