¿UNA NUEVA REFORMA DE PENSIONES?

El 22 de julio de este año, después de 23 años sin cambios, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó la iniciativa de ley para reformar el Sistema de Pensiones con el principal objetivo de mejorar el bienestar de los trabajadores cuando llegue su retiro.

¿QUÉ SE PROPUSO?

Dentro de la reforma se propusieron 3 objetivos:

  1. Reducir las semanas de cotización
  2. Incrementar las aportaciones patronales
  3. Aumentar el monto de la pensión mínima garantizada

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) presentó las posibles consecuencias de esta propuesta. Que asegura que dista de ser una reforma integral, ya que solamente toma en cuenta al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

REDUCIR LAS SEMANAS DE COTIZACIÓN

Se estará tomando esta medida como respuesta a la movilidad entre sectores formal e informal que evita que el 74% de los trabajadores puedan acumular las 1,250 semanas (25 años) que se requieren. Como resultado, el CIEP asegura que la cobertura en las pensiones aumentará, esto significa que más personas podrán tener una pensión en el esquema de AFORES. 

INCREMENTAR LAS APORTACIONES PATRONALES

Las pensiones son financiadas por tres partes: el patrón, el trabajador y el gobierno que proveen 5.15%, 1.125% y 0.225% del total 6.5% que se destina para el ahorro para el retiro, la reforma propone incrementar la tasa de aportación de 6.5% a 15%, aumentando la participación del patrón en 13.8%.

Un aumento en estas tasas, podrían tener efectos en las empresas, ya que el costo laboral de los trabajadores formales aumenta, un impacto mayor se podría manifestar en las MiPyMES que emplean al 68% de los trabajadores formales.

La tasa de reemplazo para los trabajadores en edad de retiro podría mostrar un aumento. Para el gobierno, según el CIEP, este cambio no presenta un costo fiscal extra, ya que se propuso utilizar los recursos contemplados en el PEF (Presupuesto de Egresos de la Federación).

La tasa de reemplazo es un indicador que permite conocer si el sistema de retiro cumplió con su objetivo de asegurar el ingreso para el pensionado, comparando el último salario o sueldo obtenido en su vida laboral con lo que se obtendrá como pensión.

AUMENTO DE LA PENSIÓN MÍNIMA GARANTIZADA

Este es un concepto que fue implementado en 1997 como un apoyo para los trabajadores que cuentan con los requisitos para pensionarse pero no acumularon los suficiente para financiar su pensión. 

Se pretende aumentar la Pensión Mínima Garantizada desde los $4,345 y que puede llegar a los 9 mil pesos, dependiendo de varios aspectos. Además que se espera que la cobertura de este programa aumente del 34% al 82%.

COMO CONCLUSIÓN

La implementación de esta reforma es algo necesario, pero aunque los nuevos lineamientos sean en aras del bienestar de las personas, la situación fiscal del país y del mercado laboral pueden frenar y generar efectos no deseados.  

Para el 2020 se espera gastar un poco más de mil millones de pesos en materia de pensiones, lo que representa el 4.2% del PIB, según proyecciones del CIEP, esto podría alcanzar el 6% del PIB. Además, los patrones encargados de financiar el 13.87% de las aportaciones podrían optar por no ofrecer las prestaciones de ley, o incluso disminuir sus ingresos debido a este incremento.

Aún no se tiene una iniciativa de reforma oficial, lo que permite un análisis más a profundidad de las consecuencias de estas medidas.

Con información del CIEP

En ATiempo nos comprometemos a hacerte llegar información veraz y de valor por medio de todos los medios digitales. Es por eso que te invitamos a seguirnos en YoutubeFacebookTwitterInstagramWhatsAppTelegram y por nuestro newsletter ATiempo.Tv para que tengas acceso a contenido de calidad, entrevistas a personajes importantes en temas como economía, política entre otros, sin olvidar videocolumnas hechas por expertos en diferentes materias. Nuestro material gráfico e información siempre acorde a las nuevas tendencias del periodismo y la comunicación.

Comments are closed.