RUPTURA DE MORENA QUITA FACULTADES A LA UIF

Parecía una reforma legal de mero trámite para dar facultades metaconstitucionales a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda (SHCP).

La mayoría de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) sentía que tenía en la bolsa el cambio para que la UIF pudiera llevar a cabo bloqueo de cuentas y, sin cumplir el requisito de que un juez determine culpabilidad o no, incluso proceder a la extinción de dominio de quien sea sospechoso de haber realizado actividades ilícitas.

Solo que el primer golpe vino desde su propia bancada, la diputada morenista, Lidia García, presentó una reserva para que se evite que los bancos sean quienes notifiquen a los usuarios que sus cuentas fueron bloqueadas. De acuerdo con la legisladora, debe ser la UIF y mediante un escrito quien dé a conocer a la persona involucrada si hay una investigación en su contra.

Pero el fondo del asunto es que la modificación también elimina la facultad de proceder a la extinción del dominio y con ello se podrían rematar los bienes incautados, si al final del juicio se determina que no hay responsabilidad, el Estado Mexicano deberá pagar los daños ocasionados.

Con esta medida la UIF se convertiría en prácticamente una fiscalía porque podría decidir si bloquea las cuentas de una persona y si le quita sus bienes incluso venderlos antes que se concluya que es culpable.

Sin embargo, confusiones involuntarias o premeditadas de la presidenta de la mesa directiva, provocaron que se votara en dos ocasiones la propuesta, una para decidir si se abría una discusión en torno a esta medida, donde ganó el sí, y la otra para modificar la minuta que envió el Senado de la República, que también ganó por un estrecho margen de dos votos, 225 contra 223. La bancada de Morena se fracturó y algunos votaron para realizar el cambio. El resto de los legisladores no estaban en la cámara o simplemente desdeñaron la votación y no acudieron.

El coordinador de Morena, Mario Delgado, molesto subió a tribuna para reclamarle a la presidenta Laura Rojas, varios diputados de su bancada lo siguieron, lo que provocó que los legisladores panistas brincaran de sus curules para resguardar a la presidenta y estuvieron a punto de liarse a golpes.

La medida representa que deberá regresar al Senado donde se evaluará si se acepta o no el cambio. A las 9:15 de la noche se decretó un receso hasta las 10 de la mañana de este jueves para concluir la votación. .

Comments are closed.