ROSARIO IBARRA DE PIEDRA PIDE A AMLO DARLE MEDALLA HASTA DAR CON DESAPARECIDOS

En medio de un silencio solemne, en la antigua casona de Xicoténcatl, sede del Senado de la República, se leyeron las palabras de la luchadora social Rosario Ibarra de Piedra luego de que le otorgaran la Medalla Belisario Domínguez y dedicadas al presidente Andrés Manuel López Obrador:

“No quiero que mi lucha quede inconclusa, es por eso que dejo en tus manos la custodia de este preciado reconocimiento y te pido que me lo devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos hijos y familiares y con la certeza de que la justicia anhelada por fin llegará», expresó en un mensaje enviado, debido a que no pudo asistir por problemas de salud.

La mujer saltillense de 92 años mostró lucidez y congruencia en las palabras que envió mediante su hija, Claudia Piedra Ibarra, en las que dejó claro que no solo daba en custodia el reconocimiento al presidente López Obrador, sino que le pidió que se lo devolviera hasta que él tuviera respuesta del paradero de las personas desaparecidas, que al inicio de esta administración sumaban más de 40 mil.

“Señor presidente López Obrador, querido y respetado amigo, no permitas que la violencia y la perversidad de gobiernos anteriores siga echando y actuando desde las tinieblas de la impunidad”, señaló.

Más allá de la amistad que pueda haber con el jefe del ejecutivo federal, la defensora de derechos humanos le hizo saber que a casi un año del gobierno del tabasqueño, no ha logrado ningún avance en el hallazgo de las personas desaparecidas.

El presidente también dirigió palabras a Ibarra de Piedra: “Voy a hacer todo lo que humanamente me sea posible para dar con los desaparecidos”.

El mandatario también apuntó que “no puede haber ningún grupo de interés creado que impida conocer toda la verdad sobre las desapariciones, sobre los crímenes que cometieron gobiernos anteriores”; también envió “un abrazo cariñoso, que sabré cumplir con su encomienda y voy a estar a la altura de las circunstancias”.

De los más de 40 mil desaparecidos en México, la mayoría son jóvenes entre los 17 y 29 años y más de mil fosas clandestinas, además de 26 mil cuerpos sin identificar en servicios forenses.

Al llegar el gobierno de López Obrador consideró que recibió al país “convertido en una enorme fosa clandestina”.

Rosario Ibarra de Piedra ha sido una figura emblemática en la búsqueda de personas desaparecidas con el Comité ¡Eureka!, creado luego de que su hijo Jesús Piedra Ibarra fue víctima de desaparición forzada en 1975.

También fue candidata a la Presidencia de la República en 1982 y 1988 y fue postulada al Premio Nobel de la Paz en cuatro ocasiones.

Incluso el presidente recordó durante su conferencia matutina que su madre votó por la saltillense cuando contendió por la presidencia.

“Ella es un símbolo de lucha, por los desaparecidos, por los que fueron reprimidos en los tiempos del Estado autoritario. Una mujer única, ejemplar, yo les diría que no sólo en México. Es un ejemplo mundial de congruencia y de lucha doña Rosario Ibarra de Piedra”, expresó el presidente de la activista excepcional.

A la sesión solemne del Senado de la República estuvo la presidenta de la Cámara alta, Mónica Fernández y el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar.

“Vivos los queremos”, fue el reclamo que han mantenido en pie desde hace casi 50 años y que lanzaron, este miércoles, las integrantes de la organización fundada por Ibarra de Piedra.

Comments are closed.