PERSONAS CON TATUAJES NO VISIBLES SERÁN ACEPTADOS EN EL EJÉRCITO

Los aspirantes que presenten tatuajes podrán ingresar al Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, pero no deben encontrarse en lugares visibles con el uso de uniforme.

Esto con la finalidad de ser más inclusivos con las personas tatuadas y dar un paso en contra de la discriminación laboral, pero ¿El decreto es del todo amigable o es contradictorio?

La discriminación social se produce cuando una persona es tratada de manera desigual, por pertenecer a una clase social diferente, por sus rasgos y apariencia física, religión, gustos y prejuicios.

Las perforaciones y los tatuajes, existen desde nuestros ancestros, han formado parte de muchas culturas en el mundo. Sin embargo, comenzaron a ganar mala reputación debido a que fueron relacionados con rebeldía y delincuencia, pues a principios del siglo XX, las pandillas y los piratas popularizaron la tinta en la piel.

El rechazo y los tabúes sobre como ser y actuar, pareciera increíble, pero en la actualidad hay empleadores que discriminan a las personas por su aspecto físico, preferencias sexuales, perforaciones y tatuajes corporales.

Según los resultados una encuesta realizada por OCCMundial sobre la discriminación laboral en México, más de la mitad de los encuestados aseguraron haber sido discriminados en la empresa donde trabaja y el 53% dijo que la discriminación era por la imagen corporal; forma de vestir, de arreglarse, los tatuajes y las perforaciones.

Según una encuesta realizada por OCCMundial en cuanto a las situaciones que podrían ser parte de la vida laboral de una persona que usa tatuajes o piercings se mencionaron las siguientes:

  • Reduce sus oportunidades de conseguir empleo (74%)
  • Minimiza las oportunidades de crecer profesionalmente (52%)
  • Produce segregación o convierte al sujeto en víctima de bromas constantes (Bullying laboral) (35%)
  • Incrementa la probabilidad de despido (29%)

También agrega que las principales razones por las cuales no se contrata personal con los atributos antes mencionados es por:

  • La imagen no va de acuerdo con la cultura de la empresa. (52%)
  • Dan una imagen poco profesional. (21%)
  • Las políticas organizacionales así lo dictan. (11%)
  • Transmite rebeldía. (10 %)

En la actualidad, México está pasando por un proceso donde la discriminación laboral en personas tatuadas pareciera ya no ser un obstáculo para poder ingresar al Ejercito mexicano y la Marina.

Sin embargo, la discriminación laboral a personas tatuadas está a medias, pues la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) publicó en el Diario Oficial de la Federación, el decreto del nuevo Reglamento de Reclutamiento del Personal para el Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, donde se menciona que los tatuajes de los aspirantes no pueden ser visibles con el uso de la ropa y tampoco pueden ser mayores a una dimensión de 10×10 centímetros.

El documento también resalta que los aspirantes no deberán presentar perforaciones en cualquier parte del cuerpo, y que al personal femenino únicamente se le autorizarán portar aretes en las lobulares de las orejas.

“Las erogaciones que se generen con motivo de la entrada en vigor del presente Decreto, se realizarán con cargo al presupuesto autorizado para la Secretaría de la Defensa Nacional, por lo que no incrementará su presupuesto regularizable, y no se autorizarán recursos adicionales para el ejercicio fiscal que se trate”, señala uno de sus artículos publicados.

El decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

INFORMACIÓN: SEDENA, EL UNIVERSAL

Comments are closed.