GOBIERNO FEDERAL ANUNCIA EMERGENCIA SANITARIA POR COVID-19 Y EMITE MEDIDAS PREVENTIVAS PARA TODO EL PAÍS

El día de ayer el Gobierno Federal en coordinación con la Secretaría de Salud anunciaron medidas de seguridad por la contingencia de la pandemia covid-19.

El comunicado consta de 7 medidas que deberán ser tomadas como urgentes para su aplicación en todo el territorio mexicano; tanto en el sector social, privado y público.

La primera medida señala la suspensión de actividades NO ESENCIALES en ya mencionados sectores, a partir del 30 de marzo hasta el 30 de abril. Esto con la finalidad de parar la epidemia, tanto de su propagación y transmisión; para disminuir la carga de enfermedad, sus complicaciones y muerte por COVID-19 en la población residente en el territorio nacional.

Solo las actividades esenciales que se permitirán son:

  • Las que de manera directa son necesarias para atender la contingencia sanitaria, como son las actividades laborales de la rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el sector salud, público y privado. Así también como a los que participan en su abasto, servicios y proveeduría, entre las que destacan el sector farmacéutico tanto en su producción como en su distribución (farmacias); la manufactura de insumos, equipamiento médico y tecnologías para la atención de la salud, así como los involucrados en la adecuada disposición de los residuos peligrosos biológicos-infecciosos (RPBI), así como la limpieza y sanitización de las unidades médicas en los diferentes niveles de atención.
  • Las involucradas en la seguridad pública y la protección ciudadana; en la defensa de la integridad y la soberanía nacional; la procuración e impartición de justicia, así como la actividad legislativa en los niveles federal y estatal.
  • Los sectores considerados como esenciales para el funcionamiento fundamental de la economía: financieros, el de recaudación tributaria, distribución y venta de energéticos, gasolineras y gas, generación y distribución de agua potable, industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, mercados de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados; servicios de transportes de pasajeros y carga; producción agrícola y pecuaria, agroindustria, química, productos de limpieza; ferreterías, servicios de mensajería, guardias en labores de seguridad privada; guarderías y estancias infantiles, asilos y estancias para personas de la tercera edad, telecomunicaciones y medios de información, servicios privados de emergencia, servicios funerarios y de inhumación, de almacenamiento y cadena de frio de insumos esenciales, logística (aeropuertos, puertos y ferrocarriles), así como actividades cuya suspensión pueda tener efectos irreversibles para su continuación.
  • La operación de los programas sociales del gobierno.
  • La conservación y mantenimiento de infraestructura crítica que asegura la producción y distribución de servicios indispensables como ser los de: agua potable, energía eléctrica, gas, petróleo, gasolina, turbosina, saneamiento básico, transporte público, infraestructura hospitalaria y médica de primer nivel, entre otros más que pudieran ser definidas bajo esta categoría.

Como segunda medida y prosiguiendo con las actividades denominadas como esenciales, estos deberán acatar una serie de reglas para poder operar de manera segura y sin riesgo de contagio: No realizar reuniones o congregaciones de más de 100 personas, lavado frecuente de manos, estornudar o toser aplicando la etiqueta respiratoria, saludo a distancia (no saludar de beso, ni de mano, ni de abrazo) y todas las demás medidas de sana distancia vigentes y emitidas por la Secretaría de Salud Federal.

Mientras en la tercera medida se exhorta a las actividades laborales no esenciales del territorio mexicano que tomen las medidas de resguardo a partir del 30 de marzo hasta el 30 de abril. Se entiende como resguardo domiciliario corresponsable a la limitación voluntaria de movilidad, permaneciendo en el domicilio particular la mayor parte del tiempo posible.

En la cuarta medida referente al confinamiento: El resguardo domiciliario corresponsable se aplica de manera estricta a toda persona mayor de 60 años o con diagnóstico de hipertensión arterial, diabetes, enfermedad cardiaca o pulmonar, inmunosupresión (adquirida o provocada), en estado de embarazo o puerperio inmediato, independientemente de si su actividad laboral se considera esencial.

Quinta medida, cuando pase la contingencia: Una vez terminada la suspensión de actividades no esenciales y el resguardo domiciliario corresponsable, la Secretaría de Salud, en acuerdo con la Secretaría de Economía y la Secretaría del Trabajo, emitirá los lineamientos para un regreso escalonado y regionalizado a las actividades laborales, económicas y sociales de toda la población en México.

En la séptima medida refiera a que todos los eventos en materia electoral, política y encuestas a realizarse se deberán reprogramar hasta nuevo aviso y por último la octava medida dice que todas las medidas deberán aplicarse con estricto respeto y apego a los derechos humanos

Comments are closed.