FUNCIÓN PÚBLICA A LA CACERÍA

Después de que estuviera por desaparecer y se mantuviera prácticamente en el olvido durante los sexenios pasados, la Secretaría de la Función Pública se ha estado convirtiendo en un factor clave para combatir la corrupción. Su titular, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, destacó durante una ponencia que: “El papel de los auditores internos del sector público en el combate a la corrupción”. “La simulación es también corrupción, y no permitiremos que haya discordancia entre el presupuesto y las metas del gobierno”.

Según la nueva Ley Orgánica ahora le corresponde a la Función Pública, tener los Órganos Internos de Control y por tanto se vuelve responsable de la vigilancia y el control interno de la Administración Pública Federal (APF) a través del OIC y de dos unidades de Responsabilidades. Esto en vista que, en el pasado, los conflictos de intereses interferían en las capacidades para tener un control sobre las instancias debían vigilar. 

Ahora la Función Pública no solamente se encarga de vigilancia y control, también debido a que forma parte del nuevo esquema de adquisiciones del Gobierno Federal, puede proporcionar asesoría normativa con carácter preventivo, con la intención de evitar actos de corrupción dentro del país. 

También la Función Pública resalta el fortalecimiento del control interno de la Administración Publica Federal con varios rubros, mismos que la ayudan a realizar métodos de control y vigilancia adecuados y eficaces. Dentro de estos rubros podemos observar que se realizan “mejores estándares en las visitas de control y conducción de auditorías; mayor organización con la reestructura de los OIC, y más participación en las sesiones del Comité de Control y Desempeño Institucional de las dependencias y entidades de la APF.”

Las cifras que se reportaron a inicios de septiembre, mismas que se refieren a las acciones que recientemente ha tomado la Función Pública son las siguientes: Se concluyeron 858 auditorías, mismas que representan un avance del 47% del total programado y de las mismas, 248 versaron sobre el desempeño. Para final de año se espera que el 40% de las auditorías también sean sobre desempeño. 

A LA CAZA

Dentro del proceso de vigilancia y el seguimiento a actos de corrupción, la Función Pública ha tomado en sus manos asuntos que habían estado en espera o fueron olvidados por administraciones pasadas. Como lo es el caso de la Estafa Maestra y la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto. En la primera la SFP presentó 33 denuncias ante la Fiscalía General de la República por una “afectación a lo intereses de la Federación” y dentro de las cuales se investigaba a varios servidores públicos de distintas dependencias, misma investigación que involucro a la funcionaria Rosario Robles.

También, una denuncia fue presentada por el caso de la Casa Blanca, misma que fue propiedad de la ex – primera dama, Angélica Rivera y que generó mucha controversia durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, por la sospecha de que la misma fue adquirida mediante un teatro oculto de corrupción.

A la fecha, la SFP ha demostrado seguir activa en cuanto a su vigilancia en temas de corrupción, recientemente se abrió una investigación que involucra al Director General de la CFE, en relación a su declaración patrimonial. Lo anterior surgió en relación con una denuncia anónima. 

También el pasado 13 de septiembre, la SFP sancionó a dos empresas farmacéuticas por incumplir con la Ley de Adquisiciones. Función Pública inhabilitaría a ambas empresas por casi tres años,  imponiendo a las mismas una multa de un millón de pesos. 

INFORMACIÓN: GOBIERNO, ANIMAL POLÍTICO

Comments are closed.