EL PAÑUELO BLANCO DE AMLO

“Amor con amor se paga”, respondió el presidente Andrés Manuel López Obrador a los comentarios favorables en redes sociales después del primer grito de Independencia que dio en el Zócalo capitalino.

Con un Zócalo que lucía lleno con la presencia de 80 mil asistentes, el presidente fue arropado por los mexicanos que asistieron este martes, y ese fue motivo para que López Obrador regresara al discurso que lo encumbrara a la presidencia de la República.

Luego de diversas campañas electorales en las que entró en el discurso de descalificaciones contra sus “adversarios”, en la última de 2018 cambió radicalmente al llamado a la reconciliación.

Desde que llegó a la silla presidencial, regresó de las descalificaciones al llamado a la unidad nacional.

La conferencia matutina de este martes el presidente interrumpió su intervención para sacar un pañuelo blanco que extendió en señal de llamado a la paz.

“Me gustó mucho un replanteamiento o una actitud muy digna de algunos adversarios hablando de que era el momento de una reconciliación, yo les tomo la palabra, creo que necesitamos la unidad”, dijo y posteriormente mostró su pañuelo blanco.

El pedazo de tela también fue para afirmar que “no hay corrupción ni impunidad tolerada arriba, es decir, en los niveles más altos del gobierno. Ya empezó a limpiarse el gobierno de corrupción de arriba para abajo, como se limpian las escaleras”.

Al hablar de la reconciliación el presidente habló de “coincidir en garantizar la libre manifestación de las ideas, el derecho a disentir, el que nunca se piense en el autoritarismo, en la mano dura, ni siquiera en la mano blanda, nada de dictadura, nada de dictablanda, sino construir una auténtica democracia. Sobre eso nos entendemos y desde luego a partir del respeto a todas y a todos”.

Insistió en que “sería muy aburrida la vida si todos pensáramos de la misma forma. La democracia es pluralidad, es discrepancia, es debate, pero al mismo tiempo es unidad y es respeto”.

A pesar de las manifestaciones de apoyo que el presidente afirmó tiene, expresidentes criticaron algunas características que se dejaron ver en la celebración del pasado 15 de septiembre.

Vicente Fox publicó en Twitter: “Que solito y  poca cosa se veía López en el balcón de palacio. Lo que hace la soberbia y el poder, un palacio para el solito. Triste figura, nadie que lo acompañe”.

El otro exgobernante panista, Felipe Calderón, tuiteó: “¿Para qué distorsionar la tradición del Grito, una ceremonia que nos une a los mexicanos? ¿se trata de hacer que también eso nos divida? ¿en serio ya se creen epopeya que se echarán vivas a sí mismos? ¿habrá un viva Bartlett?  ¿o, viva el crimen organizado, que también es pueblo?”.

Sin embargo el presidente afirmó que no hubo invitados en el pasillo hacia el balcón de Palacio Nacional porque la fiesta era para el pueblo y aseguró que los “viva” fueron dedicados principalmente a los que en cada grito eran olvidados.

LOS CINCO ESLABONES DE LA PACIFICACIÓN DEL PAÍS

Aunado al discurso de reconciliación, la pacificación del país el presidente habló de cinco grandes eslabones que intervienen en este propósito de su gobierno.

La Guardia Nacional, de la cual reconoció que necesitan ampliarla en número de elementos, “nos hacía mucha falta tener este cuerpo especializado para garantizar la seguridad pública”.

El segundo es la campaña para disminuir el consumo de drogas para evitar que siga creciendo el consumo, las adicciones.

El tercero que no se permita la corrupción en los encargados de la impartición de justicia.

El cuarto es que se respeten los derechos humanos, “que no haya razias, que no haya masacres; que el Estado, como ha sucedido, deje de ser el principal violador de los derechos humanos”, dijo el mandatario federal.

El quinto es el control de las armas, mediante un planteamiento a Estados Unidos para que intervenga en la no introducción de armas procedentes de ese país a México.

Con estos cinco eslabones, el llamado a pacificar al país y la reconciliación con los que llama sus adversarios es un llamado que hace a regresar al discurso de unidad que el presidente olvidó poner en práctica durante los primeros nueve meses de su gobierno.

Comments are closed.