ASÍ RECORDÓ AMLO A VÍCTIMAS DE LOS SISMOS DE 1985 Y 2017

7:17 fue la hora a la que se detuvieron los relojes de miles de mexicanos, hace 34 años. Un sismo de magnitud 8.1 con epicentro en las costas de Michoacán sacudía la capital mexicana el 19 de septiembre de 1985, que dejó una ciudad derrumbada en sus estructuras, pero fortalecida en la solidaridad ciudadana.

Un movimiento que rebasó a las autoridades mexicanas por no contar con plan preventivo porque hace 34 años no existían protocolos de protección civil. Los miles de casos de pérdidas que dejaron a familias fracturadas con ausencias marcadas, dieron una lección permanente al gobierno y a la ciudadanía. 

La creación de grupos de rescate fue una de ellas, así surgió la agrupación Topos Tlatelolco, con voluntarios que acudieron sin dudar al auxilio de las víctimas del sismo. Los simulacros fueron producto de esas estrategias.

El 19 de septiembre de 2017 a las 7 de la mañana el gobierno federal izó la bandera a media asta para recordar a las víctimas de tres décadas atrás. A las 11 de la mañana de ese martes se organizó un simulacro que dejó saldo blanco.

Seis horas más tarde una tragedia volvió a sacudir a la capital del país, en punto de las 13:14 horas un sismo de intensidad 7.1 removió la cicatriz que había dejado el sismo del 85.

Escuelas, hospitales, multifamiliares, la mayor parte en la zona sur de la Ciudad de México se derrumbaron, el refugio de personas que mantenían un horario escolar y de trabajo, de un minuto a otro se convirtió en un sepulcro para al menos 369 personas.

El Colegio Enrique Rébsamen, Álavaro Obregón 286 y el multifamiliar de Tlalpan se convirtieron en lugares emblemáticos que enterraron gritos de auxilio, de búsqueda y hasta el silencio de los puños en alto.

En este último hecho, las redes sociales fueron aliadas de la población mexicana que se volcó en ayuda para las víctimas y damnificados.

Dos años después, ahora le tocó al presidente Andrés Manuel López Obrador caminar de la puerta central de Palacio Nacional hacia la plancha del Zócalo capitalino, acompañado de ocho funcionarios de su gabinete y dos invitados más, para llegar izar a media asta a la Bandera Nacional.

Avanzaron al mismo tiempo que el amanecer en la ciudad en su primer cuadro, después de izar la bandera, le rindieron honores y se escuchó el Himno Nacional.

Entre vallas rodeadas por ciudadanos, el presidente regresó a Palacio Nacional para encabezar la entrega del Premio Nacional de Protección Civil.

En el Salón Tesorería de Palacio Nacional no hubo conferencia matutina por tratarse de un día de luto nacional; en cambio, se llevó a cabo la ceremonia de entrega de los reconocimientos.

En el campo de Prevención, le fue entregado a Fernando Suinaga Cárdenas, presidente del Consejo Nacional de Directores de Cruz Roja Mexicana y representante de Brigadas Comunitarias del programa de Resiliencia ante Inundaciones.

En el campo de Ayuda, le fue otorgado a María Josefina Menéndez Carvajal, representante legal de Save The Children México.

El presidente entregó también una mención honorífica a Ana Lillián Martín del Pozzo, representante del Comité Científico Asesor (CCA) del volcán Popocatépetl, también conformado por María Aurora Armienta Hernández, Hugo Delgado Granados, Carlos Miguel Valdés González, Iouri Taran y Servando de la Cruz Reyna.

Y una más a José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina, por la creación del Sistema de Búsqueda y Rescate (SBR).

Dos horas más tarde, de nuevo un macrosimulacro para no olvidar cómo actuar ante un sismo. En la Ciudad de México sonaron los 12 mil 354 altavoces con la alerta sísmica y se simuló un sismo de intensidad 8.6 con epicentro en costas de Oaxaca y Guerrero.

En Palacio Nacional salieron uno a uno los contingentes de las diferentes áreas, todos concentrados en el Patio Central, incluso funcionarios federales como la secretaria de Economía, Graciela Márquez; el de Educación Pública, Esteban Moctezuma; y de Hacienda, Arturo Herrera.

Se trató de la participación de 400 trabajadores de Palacio Nacional, a quien se les vio en las zonas de seguridad, salvo el presidente Andrés Manuel López Obrador, de quien se aseguró tuvo participación, aunque no hubiera evidencia de ello.

Finalmente, en este macrosimulacro, participaron cerca de 7 millones de personas y un total de 22 mil 669 inmuebles que se registraron en la plataforma preparados.gob.mx/simulacro.

Aun así ni en el macrosimulacro hubo saldo blanco, autoridades capitalinas informaron que hubo 26 lesionados, entre personas que sufrieron crisis nerviosas, desmayos, esguinces y fracturas.

Dos sismos separados por más de tres décadas pero que tienen en común la misma fecha en día y mes de aniversario, que han convertido a la prevención en el pilar de la protección civil.

Comments are closed.