‘ALITO’ MORENO, PRESIDENTE DEL PRI, BAJO INVESTIGACIÓN

El presidente Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno está en la mira de la Fiscalía General de la República por presunto enriquecimiento ilícito, tema del que el presidente Andrés Manuel López Obrador se presentarán resultados.

Las irregularidades fueron detectadas en la presentación de su declaración patrimonial.

El dirigente tricolor cuenta con 16 inmuebles, dos vehículos y cuatro cuentas bancarias en Campeche, entidad donde fue gobernador, con un valor de 6.5 millones de pesos, según declaró el priista; sin embargo el valor real ascendía a los 100 mdp.

La denuncia la presentó el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, por la que se abrió la carpeta de investigación FED/FECC/UNAICAMP/0000294/2019 y uno de los argumentos es la residencia con un costo de más de 46 millones construida en dos años.

En ese periodo el ingreso declarado era de apenas 5 millones de pesos al año, con el cargo de gobernador.

Solo en dos años, construyó una mansión de mil 900 metros cuadrados con un valor de más de 46 millones de pesos adquirida, como diputado federal entre 2012 y 2015.

Antes estos señalamientos Moreno Cárdenas publicó en su cuenta de Twitter: «Quienes pretendan dividirnos se encontrarán con un partido unido, fuerte y convencido de que nuestra mayor fortaleza es la firmeza con la que trabajamos a favor de México», escribió en su cuenta de Twitter.

En una carta publicada, a nombre del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, el partido se justificó afirmando que se trata de “descalificaciones que suelen darse en las campañas”, dado que la misma fue presentada por un contendiente la dirigencia nacional del tricolor.

Afirman que los inmuebles fueron adquiridos años antes de que fuera gobernador de Campeche, además de asegurar que transparentaron los inmuebles “sin tener obligación para ello”.

El instituto político se dijo sorprendido de que la FGR, encargada de dar seguimiento a la investigación, filtrara la información “que por ley debe ser manejada con reserva”.

Añadieron que “sorprende todavía más que se haga tres días después de que, bajo el liderazgo de Alejandro Moreno, los legisladores de nuestro partido en la Cámara de Diputados votaran en contra de las leyes secundarias en materia educativa”.

El PRI finaliza el documento firmado por la secretaria de Comunicación Institucional, Paloma Sánchez, con el llamado a la FGR de que “no se convierta en un instrumento para perseguir a los opositores del régimen”.

Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, afirmó que con la denuncia presentada por Ulises Ruiz, “la Fiscalía tiene que atender todas las denuncias que se presenten de cualquier ciudadano y esclarecer los hechos. Hay que esperar a que la Fiscalía resuelva, no adelantarnos a los resultados y tener confianza en la Fiscalía. Eso es importante”.

Añadió que no se trata de persecución política porque “cada vez es más claro de que nosotros no actuamos de manera perversa, nosotros no somos como los anteriores gobiernos que usaban la procuraduría para perseguir a los opositores o para fabricarles delitos, o para protegerlos a los presupuestos delincuentes”. 

Ante la acusación de que se trata de una campaña de difamación en su contra, López Obrador afirmó: “Pues puede ser, pero no de nosotros; digo, nosotros no usamos esos procedimientos”.

Alejandro Moreno insiste en mensajes tales como “continuaremos levantando la voz en contra de lo que lastime a las familias de México. Ni el @PRI_Nacional ni su dirigencia vamos a permitir que nadie ni desde adentro ni desde fuera divida o busque desestabilizar al partido. No nos van a callar”; Sin embargo, estará bajo investigación de la FGR en las siguientes semanas.

Comments are closed.