5 MANERAS DE FORTALECER LAS FINANZAS NACIONALES ANTE COVID-19: CIEP

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) dio a conocer algunas consideraciones en materia de política fiscal que, a su juicio, deberían implementarse ante la crisis sanitaria internacional del COVID-19.

Al atravesar una emergencia médica como esta, según el Centro de Investigaciones, la primera medida que se debe implementar es un incremento del presupuesto para la Secretaría de Salud por dos razones inmediatas:

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) dio a conocer algunas consideraciones en materia de política fiscal que, a su juicio, deberían implementarse ante la crisis sanitaria internacional del COVID-19.

Al atravesar una emergencia médica como esta, según el Centro de Investigaciones, la primera medida que se debe implementar es un incremento del presupuesto para la Secretaría de Salud por dos razones inmediatas:

  • Garantizar el acceso al diagnóstico y tratamiento para todos

El alcance de las pruebas y tratamiento para el COVID-19 depende primordialmente del presupuesto y también de la capacidad física del sistema.  

  • Impulsar y optimizar la capacidad del sistema de salud

El sistema público de salud se compone por el personal, el suministro y el espacio físico.

Respecto al primer punto, referente a los médicos y enfermeras disponibles, se considera que: “los países que destinan menor presupuesto para salud suelen tener menor capacidad humana en cuanto a médicos y enfermeras”. 

En nuestro país, hay en promedio 0.55 médicos por cada mil habitantes y 1.14 enfermeras por cada mil mexicanos. Ante esta situación, el CIEP propone duplicar el número de médicos generales y enfermeras durante tres meses lo cual representaría 14 mil 210 millones de pesos

En cuanto a los suministros, se debe asegurar la existencia de suficientes pruebas de diagnóstico y recursos de abasto de emergencia. El alcance depende del número de pruebas que se apliquen por cada millón de habitantes. 

Si el gobierno decide seguir el ejemplo de Corea, aplicando 6 mil 100 pruebas por cada millón de habitantes, se tendrían que destinar mil 790 millones de pesos. Pero si decide tomar el caso de Estados Unidos como ejemplo y destinar 136 pruebas por cada millón, el total sería de 39.8 millones de pesos. Esto únicamente en pruebas de detección.

Por último, el contar con camas hospitalarias y respiradores es menester durante la pandemia. Para el 2018, según la Secretaría de Salud, México contaba con 139 mil 581 camas o 1.1 cama por cada mil personas. 

Estos 16 mil millones de pesos que se obtuvieron como total son adicionales a lo que se había contemplado para la Secretaría de Salud en el presupuesto de 2020. 

Otra de las medidas que propone el CIEP es el perdón de las cuotas obrero-patronales, como son el pago por el seguro e INFONAVIT durante la contingencia para disminuir el pago de impuestos y liberar ingreso disponible para afrontar la crisis sanitaria y, principalmente para preservar el empleo formal.

El ingreso variable del 56.2% de la población económicamente activa que no cuenta con un trabajo formal es también un problema durante la cuarentena, por lo que resulta necesario pensar en medidas que complementen el ingreso familiar, tal como una transferencia monetaria individual por tres meses.

Según el CIEP esta transferencia se podría hacer a personas mayores de 18 años y cada una sería de $1,500.00 pesos, ya que una transferencia mayor podría afectar el presupuesto. Todo esto, como medida adicional a los programas sociales ya implementados por el Gobierno de la República. 

Ahora bien, el gasto dependerá de la cobertura que se logre. Por ejemplo si se cubre el 100% de la población mayor de 18 años el costo sería de 396 mil millones de pesos, o el 1.5% del PIB. En cambio, si se obtiene una cobertura del 80%, equivaldría a la cantidad de 317 mil millones de pesos; y si se logra solo un 60% se tendrían que destinar 238 mil millones de pesos. 

El Centro de Investigaciones también propone redirigir el dinero de los proyectos de inversión prioritarios a actividades con alcance inmediato para generar empleos y reactivar ciertos sectores económicos. Eso quiere decir postergar inversiones a largo plazo como: 

  • Corredor en el Istmo de Tehuantepec
  • El Tren Maya
  • La Refinería Dos Bocas  
  • El Aeropuerto Santa Lucía 

Esto podría  liberar cerca de 43 mil millones de pesos y utilizarlos para obras públicas.

Por último, el CIEP sugiere que otra manera de reactivar la economía puede lograrse otorgando créditos para mejorar viviendas ya que se contratará mano de obra de bajos ingresos e impulsará servicios profesionales, además de que fomentará el comercio en pequeños negocios, la decisión depende de las capacidades del INFONAVIT.

Comments are closed.