19 DE SEPTIEMBRE: DÍA NACIONAL DE PROTECCIÓN CIVIL

El 19 de septiembre de 1985 un suceso catastrófico marcaría la historia de México para siempre, un terremoto de 8.1 en la escala de Ritcher dañaría en gran medida la Ciudad de México. Sin embargo, dentro de la tragedia surgieron héroes anónimos, voluntarios y voluntarias que arriesgarían su integridad y su vida, para salvar la de aquellos que se encontraban sepultados por el escombro producto de los edificios que se vinieron abajo ese fatídico día. 

Este acontecimiento haría clara la necesidad de contar con un grupo especializado para afrontar con profesionalismo y preparación este tipo de sucesos y por tanto se formaron varias unidades de Protección Civil. Este organismo tiene el objetivo de ofrecer prevención, auxilio y recuperación ante los desastres a toda la población, sus bienes y el entorno, a través de programas y acciones.

Conformado por un Sistema Nacional de Protección Civil el cual “es un conjunto orgánico y articulado de estructuras, relaciones funcionales, métodos y procedimientos que establecen las dependencias y entidades del sector público entre sí, con las organizaciones de los diversos grupos voluntarios, sociales, privados y con las autoridades de los estados, el Distrito Federal y los municipios, a fin de efectuar acciones coordinadas, destinadas a la protección contra los peligros que se presenten y a la recuperación de la población, en la eventualidad de un desastre”.

Protección Civil a su vez cuenta con una metodología de la operación en una situación de emergencia, es decir, tiene un protocolo el cual seguir en dado caso de que se presente una situación critica de emergencia o desastre, la cual, según la pagina de gobierno de Protección Civil dicta los siguientes rubros: 

  • “En una situación de emergencia, el auxilio a la población debe constituirse en una función prioritaria de la protección civil, por lo que las instancias de coordinación deberán actuar en forma conjunta y ordenada.”
  • “Con la finalidad de iniciar las actividades de auxilio en caso de emergencia, la primera autoridad que tome conocimiento de ésta, deberá proceder a la inmediata prestación de ayuda e informar tan pronto como sea posible a las instancias especializadas de protección civil.”
  • “La primera instancia de actuación especializada, corresponde a la autoridad municipal o delegacional que conozca de la situación de emergencia. En caso de que ésta supere su capacidad de respuesta, acudirá a la instancia estatal correspondiente.”
  • “Si ésta resulta insuficiente, se procederá a informar a las instancias federales correspondientes, quienes actuarán de acuerdo con los programas establecidos al efecto.”

¿QUÉ SIGNIFICA SER PARTE DE PROTECCIÓN CIVIL?

El capitán Marco Antonio Hernández Mireles se muestra tranquilo, profesional, trae puesto su chaleco de seguridad, mismo que en su lado derecho, unas letras bordadas dictan: “Protección Civil”. El capitán Mireles, como es conocido en Saltillo y sus alrededores, fue jefe de bomberos en Saltillo, ahora retirado después de 30 años de servicio y también jefe operativo de protección civil. En 1982, a sus 15 años, inicia su carrera como bombero, empezando como voluntario, radio operador, bombero, socorrista, teniente, segundo comandante, capitán, hasta llegar a ser director de bomberos de Saltillo. 

Actualmente y después de su jubilación se concentró en el área privada, donde da asesorías a empresas con todo lo relacionado a protección civil. En relación a la misma, el capitán explica: 

“De manera global, recalcar que la protección civil la gente la identifica como un grupo de gentes que va y atiende una emergencia, la realidad de la protección civil es que es una institución cuyo enfoque debe ser preventivo, (…) generar mecanismos de prevención en todos los rubros”.

“El objetivo principal de protección civil debe ser la prevención y el manejo de una emergencia ¿cuál es el manejo de una emergencia? (…) la logística, las áreas de comando de incidentes, las áreas que van a controlar la emergencia y los recursos que van a requerir”.

Sin embargo y conforme a lo relatado por el capitán, cuando sea requerida la ayuda por parte de protección civil, esta misma puede actuar, solucionando desde algún malfuncionamiento con un vehículo particular, hasta el control de algún incendio.

Lo cuestiono sobre su vocación, si acaso siempre fue su objetivo ser bombero, dedicarse a los cuerpos se prevención y seguridad, el capitán con palabra certera y voz segura me responde: 

“Desde niño me llamaba mucho la atención una ambulancia, un camión de bomberos, una patrulla de la policía, terminé la secundaria y entre a estudiar la preparatoria y le pedí a mi padre que me dijera donde había una institución para dar este tipo de servicios (…) y coincidentemente durante ese tiempo tenían solo 6 meses que se habían fundado los bomberos de Saltillo”.

Dentro de su relato, el capitán habla sobre su trayectoria profesional, sobre como fue aceptado en los bomberos y poco a poco fue ascendiendo dentro de la institución, ramificando sus conocimientos cada vez mas, profesionalizándose en el ámbito preventivo y de seguridad. 

Es inevitable no preguntarle lo que significa para él formar parte de protección civil, y haber conformado el cuerpo de bomberos, me responde: 

“Para mi es una pasión, cualquier bombero hace una maniobra lo mas profesional posible (…) yo recalcaría que la parte de los recursos de seguridad a manera general, al menos deberían destinarse 20% para la respuesta de las emergencias y quizá un 10% para la prevención (…) para mi ser bombero es todo”

En vista de su profesionalismo y con la cantidad de años de servicio en su haber, le pregunto al capitán sobre su experiencia laboral, que me relate acerca de aquellos desastres o acontecimientos que ha marcado y definido su vida, tanto personal como profesional, Mireles reflexiona unos segundos, y con gran dificultad debido a la cantidad de memorias responde:

“Definitivamente los que más impactan es cuando muere un bombero, (…) siempre va a impactar, es un compañero, alguien con quien convivías (…) y por parte de la población civil, una que nos toco cubrir fue el sismo del 85, el entonces gobernador y alcalde que estaban en turno decidieron apoyar (…) me mandaron en un tren que iba a la Ciudad de México, que tardo casi dos días en llegar (…) llegamos se atendió (…) íbamos solamente nueve personas y eso nos permitió trabajar con el cuerpo de bomberos cerca del Santuario de Guadalupe”.

“Nos toco operar en la parte de Tlatelolco (…) impactante ver lo que a veces en aquel entonces un medio decía, lo que la realidad que nuestros ojos veían era muy diferente, una catástrofe (…) de ahí surgió la protección civil para la Ciudad de México (…) eso es lo que más me impacto a mi en aquel entonces, cuando tenía apenas 18 años”.

Finalizando la entrevista, cuestiono al capitán una vez más, en esta ocasión para conocer acerca de la situación en la ciudad de Saltillo, con respecto las políticas publicas de cuidado y prevención para anticipar situaciones de emergencia o saber como actuar en caso de que las mismas se presenten, Mireles responde:

(…) Saltillo, Ramos Arizpe, Arteaga, cada una tiene su unidad municipal, su cuerpo de bomberos, con gente pagada por el municipio, hay que destacar que para cubrir las emergencias que se presentan en la ciudad, todos los gastos lo cubren los alcaldes de cada una de las ciudades”.

Al finalizar, el capitán Marco Antonio Hernández Mireles desea agregar algo más: 

“Invitamos a la población civil, a la ama de casa, al padre de familia, a la persona que esta en su casa, que cree una cultura de prevención, que haga un plan de emergencia, saber que hará en caso de que se presente una (…) la comunidad debe hacer su parte, es importante que si habrá un tormenta fuerte, revise sus techos, sus canales, drenajes, (…) muchas veces la gente requiere o considera que protección civil es quien tiene que ir a hacer maniobras preventivas y no es así, desde el ámbito propio de mi casa yo debo empezar con una cultura de prevención”

Comments are closed.