PRENDAS DE PROTECCIÓN CONTRA COVID-19 AUMENTARÁN CONTAMINACIÓN AMBIENTAL

Científicos temen que las prendas de protección usadas durante la pandemia por COVID-19 aumenten el nivel de basura y el impacto ambiental. Aunque no hay estudios exactos sobre la cantidad total de desechos sólidos producidos en las ciudades que terminan en el mar. El cofundador de la empresa ecuatoriano-británica Ichthionque, Inty Gronneberg, afirmó que ha buscado estudios que cuantifiquen el incremento de la polución ambiental por desechos sólidos que se generan por la economía lineal de producción, consumo y desperdicio que se da en los hogares, sin éxito.

A esto, se suman las mascarillas, guantes de látex, frascos con gel antiséptico y alcohol, así como las fundas tipo camiseta que en los hogares se desechan sin ser almacenadas para un segundo uso.

Verónica Arias, experta ambiental y directora ejecutiva de Ciudades de las Américas por el Cambio Climático, sugiere que la alternativa sería lavar los guantes con agua y jabón como se hace con las manos hasta generar espuma para que puedan volver a usarse.

“Lo poco que llevaba la gente, como fundas de reciclaje, no está siendo usado porque les toca llevar a la casa y lavar, por lo que prefieren usar las de tipo camiseta una vez y botan. Entonces hay un retroceso en todo ese proceso de concientización porque ahora hay más desechos”, expuso.

Añadió, no hay una garantía de que las fundas para llevar las compras de los supermercados, por ejemplo, sean de material biodegradable como indican las ordenanzas y para realizar el proceso de biodegradación se usan químicos que se activa con la exposición al sol, lo que no sucede en los rellenos sanitarios donde los desechos se entierran.

Grønneberg afirmó que una alternativa para evitar que la basura plástica llegue al mar es generar procesos de limpieza y recolección, por lo que la compañía firma tiene previsto instalar una de sus tecnologías en el río Portoviejo, proyecto en el que ya se han invertido 150 mil dólares.

Azure, detalló, es la tecnología desarrollada por la compañía ecuatoriano-británica que tendrá la capacidad de extraer hasta 80 toneladas diarias de desechos, con los cuales se generarán productos comercializables como la llamada madera plástica en beneficio de las comunidades.

La primera parte del sistema, abundó, incluye una especie de flotadores que contienen y direccionan los desechos sólidos que flotan o están suspendidos en los primeros 1.5 metros de profundidad, mientras que la segunda es mecánica y extrae la basura con turbinas con la utilización de la energía solar renovable.

Remarcó que el objetivo es frenar la basura plástica antes de que llegue el mar, donde se degrada con la sal y se crea el microplástico.

Comments are closed.