ES POSIBLE SER UNA MAMÁ AMIGA DEL MEDIO AMBIENTE

Mercedes Monserrat es una argentina que logró desarrollar un pañal de tela, fácil de fabricar en casa. En sus redes sociales explica cómo hacerlo, resuelve dudas y explica por qué las madres y los padres deben prescindir de lo desechable.

En el recorrido del pañal sucio nadie quiere pensar. Al menos, tú y yo, no. Pero Mercedes sí, por eso, aún con H en su vientre, empezó a buscar soluciones. En algún lado leyó que el pañal de tela era una opción ecológica frente al plástico, lleno de alcohol y sustancias, cremosas que puede demorar 500 años en degradarse.

El valor del pañal de tela es la reutilización. Limpiar el popó y la orina es una tarea de costumbre. Aprender a hacerlo es lo que termina agradeciendo el planeta. “Es el principal ‘contra’, porque todo el mundo dice qué asco, vas a lavar caca. O simplemente dicen ‘no tengo tiempo’. Se imaginan la época de las abuelas, fregando pañales. Puedes comprar por Internet las toallas biodegradables de bambú, que duran muchísimo y apenas cuestan 10 dólares. También te las puedes arreglar con las toallas húmedas para la cola del bebé, que no son tan buenas, porque tienen mucho alcohol y no son biodegradables. Se pueden poner entre la cola y el pañal”.

La clave está en que tengamos voluntad, multiplicar las manos, saber en qué momento hacerlo. Con iniciativa la costura del pañal irá saliendo. La protagonista de esta historia se pone como ejemplo: “Yo, que tengo cero inclinación a la costura, hice varios pañales y me encanta hacer combinaciones. Da satisfacción saber que no gastas recursos en desechables y, de paso, cuidas el medio ambiente”.

Comments are closed.