El agua de la lluvia dejó de ser potable en todo el mundo, incluso en la Antártida

Foto: Gaceta UNAM

Diversas sustancias producidas por los humanos, se mantienen en la atmósfera y son liberadas en la lluvia y la nieve de todo el mundo, incluso en los confines del mismo

Según un nuevo estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Estocolmo (Suecia) y la ETH Zúrich (Suiza) y publicado en la revista Enviromental Science & Technology, el agua de lluvia dejó de ser potable en todo el mundo, incluso en los confines de la Tierra.

Lo anterior, debido a la presencia de sustancias perfluroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) que son de origen humano y se propagan por la atmósfera. Éstas ya se encuentran tanto en el agua de lluvia como en la nieve.

¿Qué provocan las PFAS?

Estas sustancias representan una amplia gama de daños graves para la salud con las que han sido asociadas, tales como:

  • Cáncer
  • Problemas de aprendizaje y comportamiento en los niños
  • Infertilidad
  • Complicaciones en el embarazo
  • Aumento del colesterol
  • Problemas del sistema inmunitario

En la investigación se explica que durante los últimos 20 años, los valores orientativos de las PFAS en el agua potable, las aguas superficiales y los suelos, ha cambiado de manera drástica debido a los nuevos conocimientos sobre su toxicidad.

Resultado de esto, los niveles en el medio ambiente se encuentran por encima de los niveles guía.

El autor principal del estudio, es el profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la UE, Ian Cousins, quien en un comunicado afirmó:

Te puede interesar:

“Según las últimas directrices estadounidenses sobre el PFAS en el agua potable, el agua de lluvia de todo el mundo se consideraría insegura para beber (…) Aunque en el mundo industrial no solemos beber agua de lluvia, mucha gente de todo el mundo espera que sea segura para beber y que suministre muchas de nuestras fuentes de agua potable”

Por el otro lado, la doctora Jane Muncke, directora general de la Fundación del Foro de Envasado de Alimentos de Zúrich, emitió su opinión tras leer la investigación:

“No puede ser que unos pocos se beneficien económicamente mientras contaminan el agua potable de otros millones de personas, y causan graves problemas de salud. Las enormes cantidades que costará reducir los PFAS en el agua potable a niveles seguros según los conocimientos científicos actuales deben ser pagadas por la industria que produce y utiliza estas sustancias químicas tóxicas. El momento de actuar es ahora”

Cabe mencionar que todos los PFAS son extremadamente persistentes en el medio ambiente, lo que les ha valido el apodo de “sustancias químicas para siempre”.

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.