EL ACNÉ Y DERMATITIS ATÓPICA EMPEORAN CON EL IMPACTO DE LA CONTAMINACIÓN

Son múltiples los estudios que relacionan la contaminación con problemas de salud respiratorios y cardiacos, sin embargo, nuevas investigaciones señalan que también podrían tener un impacto en las patologías dermatológicas, en concreto en el acné y la dermatitis atópica.

Respecto a cómo influye la contaminación en estas patologías concretas, en cuanto a la dermatitis atópica, ezcemas y psoriasis, la contaminación provoca una mayor inflamación, picor, sequedad, aumento en el número de vesículas y placas típicas de psoriasis más extensas. Por otra parte, en cuento al acné, se ha demostrado que es más prevalente en lugares donde la contaminación es mayor. Uno de los motivos es que aumenta la secreción natural de sebo. Por otro lado, las diminutas partículas en suspensión del ambiente obstruyen los poros imposibilitando la natural eliminación de grasa producida por las glándulas sebáceas, lo que da lugar a la aparición de más granos, espinillas y puntos negros.

Otra cuestión a aclarar es a qué se refiere por contaminación. En este sentido, los autores aclaran que se refieren a la polución provocada por el tráfico, las calefacciones, la incineración de residuos y basura, instalaciones industriales (incluidos los residuos que generan), herbicidas y pesticidas, los incendios forestales y el ozono, entre otros. Sin embargo, también hay que considerar como contaminación ambiental la provocada por agentes que se pueden encontrar en interiores: disolventes, pinturas, productos de limpieza, y el humo del tabaco, de las cocinas y de las barbacoas.

Comments are closed.