ASESINAN A OTRO PROTECTOR INDÍGENA DE LA AMAZONIA

Organizaciones sociales lamentaron el asesinato de Paulo Paulino Guajajara, un indígena que protegía la Amazonia y fue ejecutado por un grupo de madereros, por lo que pidieron al gobierno respeto por la visión y forma de vida de esas poblaciones. Paulo Paulino, también conocido como «Kwahu Tenetehar», recibió un disparo en el cuello y murió en la selva, mientras que otro de sus compañeros escapó luego de ser herido en la espalda y el brazo, de acuerdo con reportes de prensa.

Los Guardianes de la Amazonia vigilan su territorio en el estado de Maranhão, sureste de Brasil, que registra una fuerte invasión de madereros y el asesinato se suma a otros registrados este año. La Organización No Gubernamental (ONG) Global Witness denunció en julio pasado que 164 personas murieron por defender sus tierras y el medio ambiente de industrias como la minería, la tala y agroindustria en 2018.

En ese entonces dijo que se trataba de más de tres asesinatos por semana, aunque la cifra real posiblemente era mucho mayor debido a que los casos suelen no documentarse ni investigarse, y los países con el mayor número de muertes son Filipinas (30), Colombia (24), India (23), Brasil (20), México (14), República del Congo (8), Irán (6) y Honduras (4).

El informe anual de Global Witness sobre ataques contra defensoras y defensores de la tierra y el medio ambiente señaló que América Latina es la región donde se cometió más de la mitad de los asesinatos, ubicando a Guatemala como el país donde más aumentó la cifra respecto a 2017.

“Hacemos un llamado a la sociedad brasileña e internacional para que nos impongamos a esta política genocida contra los pueblos indígenas y exijamos un buen vivir, unidad de pensamiento y respeto por la visión y forma de vida específica de los pueblos indígenas de Brasil”, señaló la Coordinación de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (COIAB).

“Repudiamos vehementemente cualquier posición. prejuicios y racismo, y cualquier forma de violencia contra nuestros pueblos, y exigimos las sanciones y sanciones aplicables a los criminales de nuestro defensor forestal Paul Paulino Guajajara y la investigación de las responsabilidades del gobierno brasileño por amenazar la vida de la humanidad y los pueblos de Brasil y el Amazonas”, apuntó.

En su sitio web COIAB, en representación de los pueblos indígenas de los nueve estados amazónicos (Acre, Amazonas, Amapá, Maranhão, Mato Grosso, Pará, Rondônia, Roraima y Tocantins), expresó su solidaridad con los indígenas Guajajara de la Tierra Indígena Araribóia, por el asesinato de Paulo Paulino Guajajara.

Además, envió un mensaje de fortaleza para la salud del líder guardián indígena Laércio Guajajara, quien fue herido y se encuentra en recuperación. Puntualizó que “hemos visto a través de esta expresión una ola de odio, ira, prejuicio, racismo, ataques, criminalización y asesinatos a los pueblos indígenas, encabezados por el Estado brasileño, a través de la máxima autoridad del poder ejecutivo del país, el presidente Jair Bolsonaro”.

En septiembre pasado la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) manifestó que la deforestación en la selva amazónica brasileña está impulsada por redes criminales que con violencia e intimidación atacan a los defensores de los bosques, sin que el gobierno tome acciones al respecto.

“Los brasileños que defienden el Amazonas enfrentan amenazas y ataques de redes criminales involucradas en la tala ilegal”, dijo en ese momento Daniel Wilkinson, director interino de medio ambiente y derechos humanos en HRW. Cifras de la ONG Comisión de Tierras Pastorales (CPT), citadas por la Oficina del Fiscal General, Human Rigths Watch refirió que “más de 300 personas han sido asesinadas durante la última década en el contexto de conflictos por el uso de la tierra y los recursos en la Amazonia, muchos de ellos por personas involucradas en la tala ilegal”.

Señaló que para su reporte entrevistó a más de 170 personas, entre indígenas y residentes locales en estados amazónicos, así como funcionarios, algunos de los cuales hablaron sobre informes de las políticas de Bolsonaro y cómo están socavando los esfuerzos.

Por su parte Survival, movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas, dijo que a principios de año, Paulo Paulino les dijo que “¡Me enfurece tanto verla (la destrucción de la selva)!».

«¿Estas personas piensan que pueden venir aquí, a nuestro hogar y hacer lo que quieran con nuestro bosque? No. No lo vamos a permitir. Nosotros no entramos en sus casas y les robamos, ¿verdad? Me hierve la sangre. Siento mucha rabia”, refirió.

En su sitio web, la investigadora de Survival para Brasil, Sarah Shenker, quien acompañó a los Guardianes en una de sus operaciones a principios de este año, afirmó que “Kwahu estaba completamente dedicado a defender su selva y a sus parientes no contactados, a pesar de los riesgos”.

“También era una de las personas más humildes que he conocido. Sabía que ponía en riesgo su vida, pero no vio otra alternativa, ya que las autoridades no hicieron nada para proteger la selva y defender el estado de derecho. Esta es la realidad que viven muchos indígenas en Brasil y la situación ha empeorado mucho bajo la presidencia de Bolsonaro”.

INFORMACIÓN: NOTIMEX

Comments are closed.