¿QUÉ PODEMOS HACER DESPUÉS DE LA PANDEMIA EN MATERIA FISCAL?

El Fondo Monetario Internacional dio a conocer propuestas fiscales a tomar en cuenta después de confinamiento obligatorio por COVID-19 para reactivar la economía en los distintos países

El FMI asegura que una vez que haya terminado el confinamiento una recuperación económica que pueda funcionar dependerá de tener redes de seguridad social mejoradas y un apoyo fiscal generalizado, lo cual se puede obtener con inversión pública en atención de la salud, infraestructura  y cambio climático.

Además recomienda que países con alto endeudamiento durante la pandemia sean cuidadosos con el apoyo fiscal a corto plazo para la etapa de recuperación, tomando en cuenta la deuda a largo plazo.

Debido a que la pandemia dejó a relucir lo importante que es contar con un sistema de salud y una economía fuerte, lista para cualquier emergencia, es necesario analizar qué programas sociales merecen mayor atención y por lo tanto tener un presupuesto mayor.

Por ejemplo, en el caso de las solicitudes de desempleo en Estados Unidos, que debido a la pandemia sobrepasaron las expectativas de los expertos cuando sobrepasaron las 3 millones de solicitudes en marzo.

En este punto, decidir qué programas sociales deber ser permanentes o que necesitan mayor parte del presupuesto, es muy importante. Para tener una buena red de seguridad social, el FMI propone 3 puntos:

  1. Tener una cobertura amplia y prestaciones adecuadas para los grupos vulnerables con carácter progresivo, prestaciones más generosas para los pobres.
  2. Mantener los incentivos del trabajo y dar apoyo a los beneficiarios para encontrar empleo, brindar prestaciones de salud, de acceso a la educación y capacitación continua
  3. Evitar la complejidad en los programas de protección social que los hagan más costosos y que no beneficie a las personas de manera justa.

Para los países con economías avanzadas, estos pueden mejorar las redes de seguridad integrando a más personas dentro de los programas existentes y mejorando el impacto que tienen las prestaciones en los ciudadanos. En cambio, los países con economías en desarrollo el FMI propone que el vacío de cobertura pueda ser cubierto ampliando los programas que ya se tienen o brindar apoyo de distintas maneras como prestaciones en especie de bienes y servicios, salud, alimentos y transporte para la población que más lo necesita.

En materia laboral, se propone que para que las empresas puedan contratar trabajadores de nuevo después de la pandemia, los gobiernos podrían optar por recortes temporales en el impuesto sobre la nómica para incentivar la contratación. Para el gasto de consumo, se podrían aplicar reducciones en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) u optar por vales de consumo.

Se necesita una inversión pública de calidad en sistemas de salud que protejan a las personas y minimicen los riesgos de epidemias en el futuro. Además de esto el FMI considera que la inversión en infraestructura, tecnologías verdes, educación y acceso al agua y sanidad son de vital importancia en la inversión pública después del confinamiento.

Comments are closed.