LA OMS ADVIERTE SOBRE RIESGO DE UNA EMERGENCIA SANITARIA

La Organización Mundial de la Salud, ha alertado a la población mundial sobre una alarmante debilidad ante la preparación para alguna pandemia mundial. Un reciente informe comisionado por la OMS y el Banco Mundial advierte en tono sombrío que «el espectro de una emergencia sanitaria mundial se vislumbra peligrosamente en el horizonte».

“El mundo no está preparado”, advierte el informe de la OMS. “Durante demasiado tiempo, hemos permitido un ciclo de pánico y abandono cuando se trata de pandemias: aumentamos los esfuerzos cuando hay una amenaza grave y luego nos olvidamos de ellos rápidamente cuando la amenaza desaparece. Ya es hora de actuar”.

Entre 2011 y 2018, la OMS rastreó 1.483 epidemias en todo el mundo. El mundo se enfrenta a un creciente brote de enfermedades infecciosas.

Males como el ébola y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) son los que más han abatido a la población mundial según dicho informe. El mismo cita “…la influenza, el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), el ébola, el zika, la peste, la fiebre amarilla y otros, son precursores de una nueva era de brotes de alto impacto y propagación rápida que se detectan con mayor frecuencia y son cada vez más difíciles de manejar»

«Si es cierto el dicho de que ‘el pasado es el prólogo del futuro’, nos enfrentamos a una amenaza muy real de una pandemia fulminante, sumamente mortífera«, apunta.

Pese a que algunos gobiernos y agencias internacionales han hecho esfuerzos para prepararse para las enfermedades más importantes, esos esfuerzos son “extremadamente insuficientes”, según el informe. Expertos afirman que no haber implementado esas recomendaciones ha llevado a «un ciclo de pánico y abandono».

«Una diseminación intencional (de los microorganismos) complicaría la respuesta al brote. Además de la necesidad de decidir cómo afrontar el patógeno, deberían entrar en juego medidas de seguridad lo que limitaría la divulgación de información y fomentaría las divisiones sociales», subraya.

La OMS pidió a los líderes mundiales que tomen siete acciones concretas para reducir el riesgo. Esto incluye la creación de incentivos y aumentar la inversión para la preparación ante emergencias, el monitoreo del progreso durante las cumbres internacionales, la creación de planes ante desastres para varios años, el fortalecimiento de la coordinación de las Naciones Unidas y la creación de sistemas de preparación en todos los sectores.

La OMS y el Banco Mundial convocaron a la Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación, un panel de expertos, políticos, jefes de organismos y líderes de la Cruz Roja y la Media Luna Roja para la redacción de dicho informe.

El hecho de que el mundo tenga una mayor densidad de población y la capacidad de viajar a cualquier parte del mundo en 36 horas significa que la enfermedad puede propagarse rápidamente a través de un país y luego al mundo. La falta de acceso a servicios básicos de las comunidades de escasos recursos, el aumento de la población, el cambio climático y las migraciones, también son factores que incrementan el riesgo.

Los investigadores sostienen que otros factores que podrían empeorar la situación son la falta de confianza en las instituciones que se ve en muchos países y la circulación de información errónea que puede dificultar una comunicación efectiva para controlar la enfermedad.

INFORMACIÓN: BBC, CNN, EL PAÍS

Comments are closed.