UN TORO ARRANCÓ LA FEMORAL A MARIANO DE LA VIÑA: «LLEGÓ SIN VIDA»

El parte médico de Mariano de la Viña es estremecedor, fue herido gravemente la tarde de este lunes en Zaragoza. Un auténtico parte de guerra tras ocho horas de operación. «Luchamos contra el tiempo», aseguró el doctor Carlos Val-Carreres al recordar cómo llegó a sus manos Mariano de la Viña tras la brutal cornada que sufrió el domingo en la plaza de toros de Zaragoza.

«La celeridad en el traslado fue primordial porque perdía muchísima sangre, sin pulso, con la tensión al límite de la vida y hubo que luchar contra el reloj», explica el cirujano.

«No podíamos perder un segundo en cortar el traje, había que intentar estabilizarlo, ni de anestesiarlo. Así se intubó, y así se cogieron las primeras vías, con una tensión que apenas llegaba a cuatro».

Según el doctor Val-Carreres, cirujano-jefe de la enfermería de la plaza de toros de Zaragoza, el banderillero presentó las siguientes lesiones: dos heridas por asta de toro y traumatismo craneoencefálico. Una herida por asta de toro a nivel de triángulo Scarpa derecho con orificio de entrada de 12 centímetros y dos trayectorias, una ascendente de 27 centímetros que arranca la arteria femoral superficial y rompe en su porción distal la arteria iliaca interna. Con rotura de los músculos sartorio y adductor mediano penetrando en espacio retroperitoneal.

Una segunda herida por asta de toro a nivel de la región glútea izquierda con orificio de entrada de 8 centímetros y trayectoria hacia delante de 22 centímetros que penetra por la escotadura ciática alcanzando el espacio situado entre recto y vejiga tras arrancar la arteria iliaca interna izquierda en su origen.

A ambos se suma un nuevo parte, el de Enrique Ponce: sufrió fractura sin desplazamiento de la octava costilla izquierda.

INFORMACIÓN: ABCES

Comments are closed.