INDÍGENA Y MUJER ERAN PALABRAS DE EXCLUSIÓN MARÍA NOVARO

“Indígena, mujer y cineasta eran palabras de exclusión, pero se acabó”, expresó María Novaro, directora general del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) al presentar el Foro de Pueblos Indígenas, durante la 17 edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM). “Cineasta, mujer e indígena eran tres palabras de exclusión y ya no lo van a ser más, no lo vamos a permitir más. Cambio y fuera, hoy son palabras de vanguardia”, precisó al destacar que en San Cristóbal de las Casas arrancaron los trabajos para abrir un centro de postproducción al servicio de las cineastas indígenas.

“De aquí que nadie nos pare, felicidades a todas, todas están preciosas”, expresó en compañía de Daniela Michel, directora general del festival, y Marina Stavenhagen, coordinadora del foro. Con la presencia de la purépecha Magda Cacari; las mixtecas Ángeles Cruz y Dinazar Urbina Mata; así como Dolores Sántiz Gómez, miembro de la comunidad tzotzil de Cruztón, Chiapas, inició la primera sesión.

También llegaron Amalia Córdova, curadora de medios digitales y emergentes en el Centro de las Artes Populares y Patrimonio Cultural de la Institución Smithsonian, y María Candelaria Palma, miembro de la comunidad afroindígena de San Antonio en Guerrero. Con María Inés Roque, directora de Ambulante más Allá, inició el conversatorio titulado “Representación e identidades indígenas en el cine mexicano contemporáneo”. Stavenhagen dijo que son las miradas frescas sobre la gran diversidad cultural en el país.

Ataviadas con sus trajes típicos y en su lengua originaria, se presentaron cada una de las realizadoras. Ángeles Cruz mencionó que el cine le ha dado la posibilidad de contar sus propias historias a partir de su visión al interior de su comunidad. María Candelaria Palma, quien este año compite con su documental Rojo en el Festival de Morelia, expresó sentirse muy emocionada de presentar su trabajo porque le dio la oportunidad de conocer el cine.

“Yo quería ser actriz, pero cuando fui a la Ciudad de México para estudiar, vi que los papeles que me daban eran de la muchacha de la casa. Entonces, decidí crear mis propias historias y así es como decidí comenzar”, comentó Dinazar Urbina. Ángeles Cruz señaló que antes la mujer indígena era representada como inculta, que no sabe nada y que se puede dedicar sólo a cierto tipo de trabajo dentro de las producciones.

“Olvídate de que existamos como realizadoras, simplemente nos ven como imagen de la mujer indígena, lo cual ha sido una representación bastante racista en este país que tiene una gran diversidad de pueblos indígenas. «Por eso es que hoy tomamos el control de las cámaras para representarnos a nosotras mismas”, resaltó durante el primer día del foro que tuvo una duración de cuatro horas para exponer temas como la identidad, discriminación, equidad de género y representación.

INFORMACIÓN: NOTIMEX

Comments are closed.